La decisión municipal de no habilitar la venta de alcohol en las fiestas de egresados de este fin de año, viene dando que hablar desde hace meses, debido a la resistencia de parte de los empresarios organizadores de recepciones, quienes argumentan que tal medida es extrema y perjudica sus intereses económicos. El tema generó un debate en la sociedad y las redes sociales.

La decisión comunal, que se presentó como inflexible e inapelable, molestó profundamente a los empresarios, quienes en un primer momento pusieron en duda la realización de las fiestas, para luego anunciar que los precios se encarecerían por esta medida. Finalmente, decididos a no dar el brazo a torcer ante lo que consideran una medida arbitraria, algunos empresarios recurrieron a la Justicia, solicitando un amparo que les permita vender alcohol en las recepciones y cenas de egresados.

Tal como se informó ayer, la medida cautelar fue otorgada en las últimas horas a la empresa Yapire, generando un nuevo frente de batalla, ya que desde la Comuna anunciaron que la medida será apelada. Mientras tanto, algunas de las cenas que debieron llevarse a cabo ayer fueron suspendidas, quedando en el medio de la pelea decenas de alumnos de secundaria que este año finalizan sus estudios y esperan poder celebrarlo con amigos y familia.

El debate se vio reflejado en la redes, a partir de una encuesta propuesta por Capital 95.3 en Twitter:

La palabra del intendente

“A esta altura está demostrado que la primera puerta es el alcohol, donde los chicos compran el hecho de desinhibirse. Restringir el alcohol, sustancia peligrosa pero legal, genera intereses y vaivenes económicos. Puede aparecer un empresario que le diga a un grupo de chicos, que está esperando su final de curso, su cena, compartir con su familia el final de una etapa de la vida, que la cena se vende al doble si no hay alcohol. Es decir, lucran abriéndole la puerta al camino de las adicciones”, opinó con dureza Fabián Ríos, luego de conocerse la noticia del amparo judicial.

“En el prime time televisivo, se promueve el alcohol, el encuentro debe ser con alcohol, todo con alcohol. Los dueños de los medios que quieren las pautas de las bebidas, porque son bien pagas, porque la rentabilidad es alta. Todo el mundo está involucrado en esto, por lo que resulta una pelea muy compleja y despareja”, acusó sin medidas.

“Hay sectores de la sociedad que se quejan de los chicos, y nos dicen porque no controlamos a los drogadictos. Pero son las mismas personas que luego se quejan porque no permitimos la venta de alcohol y ‘no los dejamos divertirse’. ¿Es justo que por el consumo de alcohol termine alguien muerto en la calle o apuñalado en la costanera? Estas son las preguntas que debemos hacernos como sociedad, porque si no nos queremos desentender de soluciones que son de fondo”, reflexionó antes de adelantar que apelarían la medida judicial.

¿Pelea justa o postura hipócrita?

Tras escuchar la palabra del intendente, Wilfredo Oviedo, periodista de Capial 95.3, opinó al aire de Palabras Cruzadas, que la posición comunal reviste cierta hipocresía, opinión compartida por una parte de quienes se han metido en esta discusión en los últimos días.

“Si está tan preocupado el Intendente por la venta de bebidas alcohólicas a menores y porque mueren apuñalados en peleas como él dice, ¿por qué si uno quiere a las 12 de la noche conseguir bebidas alcohólicas en la ciudad, puede hacerlo sin problemas? Le preguntas a cualquiera y te indica donde comprar”, opinó.

“Si él quiere circunscribir que los que mueren apuñalados en peleas o en accidentes de tránsito, son los menores que salen de las recepciones, estamos en el horno. Porque basta con ir a cualquier boliche de la costanera durante el fin de semana, y hay menores y venta de bebidas alcohólicas en todos lados. Los autos con los que uno se cruza en la costanera a las 5 o 6 de la mañana son de gente que sale de los boliches, y no entran a tomar agua”, agregó.

“Me parece una mirada pequeña la del intendente, tratando de justificar una fragilidad en materia jurídica por parte del Municipio. Lo puedo acompañar en la lucha contra las adicciones y la venta de bebidas alcohólicas si quieren hacerlo. El municipio tiene todas las herramientas para clausurar los locales, kioskos, almacenes, supermercados, que venden bebidas alcohólicas todos los días, no solo a mayores, sino también a menores”, arremetió.

“No hay que ser hipócrita con esta cuestión. Es un tema sensible. Que no hablen como si orinaran agua bendita. Si vamos a pelear todos contra la venta de bebidas alcohólicas a los menores, peleemos contra todos. No puede ser que nos escandalicemos porque venden bebidas alcohólicas en las recepciones y durante todo el año, los boliches hacen lo que se les canta”, dijo finalmente Willy.

El debate sigue abierto, y la pelea está lejos de concluir, ya que ahora resta esperar que ocurrirá con la apelación que desde el Municipio presentará por el amparo concedido a la empresa Yapiré.