“Es tan adictiva como el paco y crea alucinaciones terribles donde la persona pierde la conciencia y no distingue la realidad”, afirmó Claudio Izaguirre, de la Asociación Antidrogas de la República Argentina.

A lertan por la llegada al país de una peligrosa y letal droga china denominada “La Flakka”, también conocida como “zombie” o “caníbal”, luego de que un chino fuera detenido en el barrio porteño de Almagro con cinco envoltorios de la peligrosa sustancia sintética.
“Es tan adictiva como el paco y crea alucinaciones terribles, totalmente vívidas, donde la persona pierde totalmente la conciencia y no puede distinguir la realidad. Esto pone en peligro a la persona y a todo aquel que se cruza”, expresó  Claudio Izaguirre, titular de la Asociación Antidrogas de la República Argentina.

El potente y adictivo estimulante contiene el componente Alpha PVP, derivado de la metilendioxipirovalerona (MDPV). Quien la ingiere suele presentar fuertes episodios de paranoia, ansiedad, psicosis y alucinaciones, pudiendo desencadenar en una muerte por falla renal o cardíaca. Además, “produce un daño muy fuerte a nivel cerebral”.

“Al ser una droga muy potente, la persona entra en estado de paranoia. En reglas generales sienten estados de persecución, en los cuales huyen. Tienden a desnudarse y a huir de su persecución alucinada”, explicó Izaguirre y consideró que “no tienen posibilidad de razonar y, si uno les habla, no logran asimilar lo que se les está diciendo. En ese camino, pueden suceder cosas terribles, como no distinguir que viene un auto, un colectivo o si hay un alambrado o incluso un precipicio”.
El especialista alertó que las consecuencias de los efectos alucinógenos no sólo son un peligro para el consumidor, sino también para “todo aquel que se cruce en su camino”.

“Cuando le ataca el hambre, come lo que sea. Cuando ven otro individuo, no lo ven como tal si no como su alucinación, entonces quizás tratan de arrancar pedazos de carne de la persona que pasó. Está en un estado de trance tal que no puede conectarse con la realidad”, advirtió Izaguirre.

Sobre el consumo de esta droga, que hizo su aparición por primera vez en Argentina cuando efectivos de la Policía de la Ciudad detuvieron a un chino con cinco envoltorios de la sustancia, Izaguirre señaló que “algunos mezclan esta sustancia con marihuana y otras drogas, pero esto es en un inicio. Es altamente adictiva, tanto como el paco, aunque con un efecto más prolongado. Y cuando la persona baja, quiere volver a sentirse así”.
“El estado de locura una vez pasado el efecto es llamativo. Queda con estado de paranoia, ansiedad profunda y esto hace que el corazón empiece a tener inconvenientes, el sistema nervioso también. Queda como un animal rabioso”, detalló. Si bien el especialista confesó que “es la primera vez que La Flakka entra en el país y probablemente lo haya hecho por las fronteras, ya que en el aeropuerto de Ezeiza hay muchos controles”, valoró que “la dicha es que se pudo controlar esta sustancia y esperemos que no vuelva a aparecer”.

De todos modos, también anticipó su preocupación porque “es una droga peligrosa y, al ser de diseño, se puede empezar a fabricar dentro de la Argentina, porque sólo necesitás un químico y un baño”.