Desde la Asociación de Inquilinos denuncian que un monoambiente en el centro o en zona del campus universitario tiene el mismo costo que uno en Recoleta o Palermo, en la ciudad de Buenos Aires. Reclaman que se declare la emergencia habitacional en Corrientes y que se trate el proyecto de Ley de Alquileres.

Ante los desorbitantes precios de los alquileres en Corrientes, y el abuso que denuncian sufren de parte de las inmobiliarias, la Asociación Civil de Inquilinos de Corrientes (ACIC), trabajará este año intentando lograr de una vez que se declare una Ley de Emergencia Habitacional en la Provinicia, así como una Ley de Alquileres, similar a la que ya se aprobó a nivel nacional, para que se regulen los precios y otros puntos, como el mes de depósito, entre otros.

“En los últimos cuatro años dispararon los precios del mercado inmobiliario. Los precios locales de monoambientes son similares a los que se piden en Capital Federal, en barrios como Recoleta o Palermo”, indicó Vanesa Falcón, de ACIC, al aire de Capital 95.3.

“Los alquileres más caros se encuentran hoy en día en la zona del campus universitario, en donde no hay todas las comodidades que quizás se consigue alquilando en el casco céntrico, y sin embargo los precios de una zona y otra se equipararon”, agregó en contacto con Palabras Cruzadas.

“Esto ocurre por la necesidad de vivienda que hay. Nuestra provincia está en emergencia habitacional, y necesitamos con urgencia que el estado se haga cargo y de la asistencia necesaria. Y no sólo son los estudiantes. Hace dos meses venimos siguiendo la oferta y la demanda en los clasificados y en los grupos de Facebook y vemos que el 90% de las pocas ofertas que hay para las familias, están en la periferia y a precios elevados”, manifestó.

“Creemos que el Gobierno ya debería haber declarado la emergencia habitacional. La necesidad es algo que vimos hace poco con el sorteo de las casas de Invico, miles de personas esperando con ansias si salían sorteados o no”.

“Ahora estamos trabajando en el proyecto de Ley Provincial de Alquileres, que queremos sea similar al que se aprobó a nivel nacional, donde también se incluya la duración de los contratos, para que se puedan extender a tres años y brindar mayor estabilidad, que se regule el mes de depósito, para que después sea devuelto y actualizado”.

“Actualmente no hay ninguna ley provincial que proteja a los inquilinos. Y pese a que este es una año de elecciones y será difícil, ni bien arranquen las sesiones vamos a insistir para meter nuestro proyecto, pidiendo que se declare la emergencia habitacional y que se regulen los precios de acuerdo a los salarios que hay en nuestra provincia, donde a veces hay que gastar más del 60% del salario en un alquiler”.

Finalmente habló de una reunión que los representantes de la Cámara Inmobiliaria, mantenida en diciembre del año pasado: “Acá el mercado inmobiliario es una estafa. Nos encontramos con cada historia de las personas que se acercan a nosotros. Y sin ir más lejos, en diciembre tuvimos una reunión con el presidente y el secretario de la Cámara Inmobiliaria y acordamos de buena fe, porque nosotros también pecamos de ingenuos, no pensamos en hacer un acta y firmarlo, acordamos impulsar que los honorarios de comisión de la inmobiliaria se pague de manera conjunta entre el dueño y el inquilino, y eso no pasó”.