Se trata del “2014 JO25”, un asteroide de unos 650 metros de diámetro, que mañana (19/04) pasará a 1.8 millones de kilómetros de la Tierra. En términos astronómicos, se trata de una aproximación “muy cercana” aunque aclaran que no existe posibilidad alguna de colisión. Está clasificado como PHA (Asteroides Potencialmente Peligrosos), ya que “viajará” a menos de 8 millones de kilómetros de nuestro planeta.

 

Mañana (19/04) un asteroide de unos 650 metros de diámetro pasará ‘cerca’ de la Tierra, a una distancia de 1.8 millones de kilómetros en su máximo acercamiento a nuestro planeta. Se trata de una aproximación, en términos astronómicos, “muy cercana”, pero aclaran que no existe posibilidad alguna de colisión.

La agencia espacial estadunidense informó que el próximo encuentro conocido de un asteroide de tamaño comparable no se producirá hasta 2027. Ese año, el asteroide 1999 AN10 de 800 metros, pasará a tan solo una distancia lunar, es decir, a unos 380 mil kilómetros de la Tierra.

El asteroide que mañana ‘rozará’ la Tierra se conoce como “2014 JO25” y fue descubierto en mayo de 2014 por astrónomos del observatorio Catalina Sky Survey, cerca de Tucson (Arizona, Estados Unidos.).

Está clasificado como NEO, objetos próximos a la Tierra (Near Earth Object); se consideran NEO si, en su órbita alrededor del Sol, pasa a menos de 50 millones de kilómetros de la Tierra.

Además, está clasificado como PHA (asteroides potencialmente peligrosos), ya que “viajará” a menos de ocho millones de kilómetros de nuestro planeta.

La NASA señala que este asteroide tiene una superficie aproximadamente dos veces más brillante que la de la luna y será visible en el cielo nocturno después del día 19: se prevé que brille con una magnitud 11 (el valor 1 es el más brillante), por lo que podría ser visible con pequeños telescopios ópticos durante una o dos noches.

Según datos de la NASA, el citado asteroide alcanzará el día 19 el punto más cercano a la Tierra desde los últimos 400 años y no volverá a “visitarnos” al menos durante los próximos 500 años.

De las propiedades físicas de este asteroide, que viajará a una velocidad de unos 33 kilómetros por segundo, se sabe poco, a pesar de que su trayectoria es bien conocida, así que este acercamiento servirá para que los astrónomos profundicen en su conocimiento.

Según Armentia, el acercamiento de este cuerpo rocoso es fundamental para su estudio: servirá sobre todo para confirmar datos de masa y tamaño, y averiguar su densidad, a partir de datos de su rotación.

Telescopios de diversas partes del mundo tratarán de observarlo y monitorizarlo, entre ellos el sistema radar en Goldstone, California, o el Observatorio de Arecibo, en Puerto Rico.

De los más de 600 mil asteroides de los que se tiene constancia en nuestro sistema solar, unos 12 mil están catalogados como NEO y cerca de 5 mil como PHA, señaló el director del Planetario de Pamplona (España), Javier Armentia.