No era lo que los investigadores de la policía esperaban encontrar al usar los químicos para descubrir huellas digitales: las nalgas del supuesto ladrón perfectamente marcadas en una puerta de vidrio.

El extraño hallazgo se produjo este fin de semana en un centro comunitario de Wodonga, en el sureste de Australia, a uno 180 kilómetros de Melbourne, donde las autoridades investigaban un robo.

El sargento Shane Martin, de la policía del distrito de Victoria, le dijo al periódico The Age que nunca había visto algo parecido.

“Quizás lo hicieron por bromear o tal vez querían romper la puerta recostándose contra ella. Pero no entiendo por qué lo hicieron sin pantalones”, dijo.

Entre los productos robados hay un televisor y también activaron un extintor contra incendios. Los sospechosos son tres individuos en un vehículo negro.

Fuente: BBC