El sector está vallado desde el viernes. Las primeras apreciaciones dan cuenta de que las tareas demandarán sumas millonarias.

El hundimiento del pavimento que se registró el viernes último, en parte de la avenida Jorge Romero se debió -según los especialistas- a que las bases de los desagües se encontraban dañadas y la gran cantidad de agua que soportaron durante la tormenta del viernes hicieron colapsar la estructura, arrastrando con todo. Actualmente en la zona hay un cráter de varios metros de ancho y de profundidad que preocupa a los vecinos por la posibilidad de nuevos desprendimientos.

Las imágenes que se pueden tomar del lugar dan cuenta de la magnitud del problema. El sábado, el Comité de Crisis de la Comuna capitalina llegó al lugar para analizar la situación y los ingenieros coincidieron en que deberá realizarse una reconstrucción total de la zona. Según confirmaron ayer fuentes municipales consultadas por NORTE de Corrientes, hoy esperan poder comenzar con un período de evaluación mediante el cual se definirán los pasos a seguir.

En diálogo con este medio, el subsecretario de Servicios Públicos de la Municipalidad, Hugo Fernández, destacó que si bien en la zona se estaban llevando a cabo obras en los ductos que estaban a cargo de su área, esta situación cambiará los planes. ““Se trataban de tareas de mantenimiento, razón por la cual estaban a cargo del área a que manejo, ante este nuevo panorama entendemos que la obra de reconstrucción pasará a la Subsecretaría de Obras, ya que se trata de la realización desde cero de los trabajos””, dijo el funcionario. Fue el intendente quien adelantó que en vistas de los graves daños la obra no podría ser realizada por trabajadores de la Comuna, “se va a necesitar maquinaria especial, cosas con las que la Municipalidad no cuenta, por lo que se deberá tercerizar”, adelantó Fabián Ríos.

La circulación

Por el tiempo que demanden las obras en la avenida Jorge Romero, el último tramo de la Costanera Sur estará cerrado a la circulación vehicular y la Comuna prohibió que las personas se acerquen a la zona, sólo podrán llegar caminando hasta la rotonda donde se encuentra emplazado el monumento a Andrés Guacurarí, pero la circulación para vehículos está permitida sólo hasta el club Boca Unidos. Tampoco se podrá circular por la avenida Jorge Romero como continuación de Teniente Ibáñez. ““Debemos mantener la seguridad de todas las personas””, dijeron. Fuentes municipales fueron consultadas sobre la posibilidad de que el monumento que se encuentra en la rotonda deba ser retirado, pero remarcaron que ello no estaría previsto al menos hasta el momento, como una alternativa viable, y descartaron la idea.

Fuente: Norte Corrientes