La fiscal federal de Reconquista, Viviana Bruno, indicó que por el momento la investigación está en “etapa de recolección de pruebas” y que por ahora “no hay ningún imputado, ni pedido de indagatoria”. También se refirió a la investigación y al tema del horario en que llegó el exhorto a Corrientes.

La fiscal federal de Reconquista, Viviana Bruno, habló con Palabras Cruzadas y se refirió a la investigación por obstrucción de la justicia iniciada luego de que se realizaran los allanamientos en Goya, con la polémica participación del gobernador Colombi.

“El juez ordenó a raíz de los allanamientos que son de público conocimiento en Goya, una investigación para determinar si hubo a no obstrucción a la labor judicial. Estamos en la etapa de recolección de pruebas, y de momento no hay ningún imputado, ni pedido de indagatoria. No es cierto lo que dice la nota [en referencia a lo publicado por La Nación]”, indicó Bruno al aire de Capital 95.3.

Consultada sobre dichos realizados por Colombi a medios nacionales, referidos a que el exhorto que comunicaba del procedimiento al juzgado federal de Corrientes había llegado a las 9 del día del operativo, la fiscal indicó: “En principio, Soto Dávila (Juez Federal) ya sabía de la investigación previa a los allanamientos, porque se pide extensión de jurisdicción, para que personal de la policía de acá (Reconquista) pueda actuar en esa jurisdicción. Después, a raíz del pedido de allanamiento y la orden que da el Juez, se envía un nuevo exhorto informando sobre las órdenes de allanamiento, que llegó en tiempo y forma. Lo que llegó a esa hora fue el escrito en sí, pero la comunicación se realizó anteriormente, pero el juzgado estaba cerrado. El original fue llevado por la policía cuando pasó esa madrugada por Corrientes, pero el Juzgado Federal de Corrientes no tenía guardia para recibirlo, por eso llega más tarde”, explicó.

“Esa debe ser una justificación que tendrá el Gobernador y lo tendrá que explicar en su momento. Acá lo que resultó extraño es la presencia, tanto de personal policial y del propio Gobernador en esos dos domicilios, que retrasaron mucho los procedimientos. Eran las 3 de la tarde y todavía no se podían cerrar las actas. Hubo una obstrucción, porque no se pudo llevar a cabo el procedimiento correctamente. A las 10 u 11 de la mañana ya se había requisado el lugar y se habían encontrado los estupefacientes, pero no se podían cerrar las actas porque se lo habían llevado demorado al Jefe de Drogas de Santa Fe”, agregó la Fiscal.