El directorio del Conicet y referentes nacionales apoyaron los reclamos; ofrecen prolongar algunas becas hasta marzo.

El sol caía a pique ayer al mediodía sobre el playón del Polo Científico que alberga la sede del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (Mincyt). Pero ni el calor ni el desmayo de una joven al borde de la deshidratación hicieron dispersar a cientos de sus colegas que desde el lunes pasado se turnan para mantener la toma pacífica de esta dependencia en reclamo por el drástico recorte anunciado en los ingresos al Conicet: de los 874 recomendados por dos comisiones de evaluación para iniciar la carrera del investigador, sólo serían admitidos 385, más unos 70 que ingresan desde el exterior.

Los representantes de las agrupaciones Jóvenes Científicos Precarizados, ATE, UPCN, Becarios Empoderados, y Ciencia y Técnica Argentinas (CyTA) tenían prevista una reunión con Lino Barañao a las 10, pero no fueron recibidos hasta varias horas después. Durante el día, los subsecretarios Rodolfo Blasco y Jorge Aguado estuvieron trabajando con el resto del gabinete en la búsqueda de soluciones, mientras el ministro concurría a la Casa Rosada para gestionar fondos extras.

Al caer la tarde, trascendió que el Ministerio había ofrecido prolongar algunas becas hasta el 31 de marzo para resolver parcialmente el problema, aunque se anticipaba que las organizaciones no lo aceptarían.

La bióloga María Luz Arellano, de La Plata, es una de las que vio frustradas sus expectativas. “Tuve recomendación de la comisión y de la junta evaluadoras, y del técnico de referencia -cuenta-. Pero no estoy entrando por falta de presupuesto.”

Mientras la medida se replicaba en Córdoba, Rosario, La Plata y Bariloche, las críticas a la decisión de reducir el presupuesto dedicado a la ciencia y el ingreso de jóvenes investigadores se generalizaron entre los científicos.

Hace una semana, el directorio del Conicet hizo saber que dejaba “expresa constancia” de su profunda preocupación por las decisiones que sus miembros se veían obligados a tomar a partir de los fondos asignados para 2017.

“A nuestro entender, estas medidas tendrán importantes consecuencias negativas en las políticas públicas del sector de ciencia y tecnología. En particular, la merma en la cantidad de personal incorporado al Conicet y la profundización de la desfinanciación”, destacaron en un comunicado.

También hubo tensión anteayer en la Casa Rosada durante la entrega de los premios Houssay, Houssay trayectoria, Sábato e Investigador de la Nación. Los galardonados habían hecho saber que llevaban una carta para el presidente Mauricio Macri, que finalmente recibió el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en la que expresan su “preocupación y su rechazo a los recortes de las partidas presupuestadas para los organismos de ciencia y tecnología, incluyendo a las universidades nacionales”.

A continuación, piden que durante 2017 no se produzca ninguna disminución de los fondos destinados a ciencia y tecnología; que se den a conocer las medidas que permitirán elevar la inversión al 1,5% del PBI, como se prometió en la campaña electoral; que se revierta la decisión de incumplir con el aumento del 10% en los investigadores del Conicet, como estipula el plan Argentina Innovadora 2020; y que se reconsidere la decisión de no incorporar a los postulantes recomendados.

“La propuesta que nos hicieron fue prolongarles la beca hasta el 31 de marzo a 340 de los investigadores aprobados y provenientes del Conicet -detalló Ana Franchi, directora del Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos del Conicet, e integrante de CyTA, que participó de la reunión-. La idea es incorporarlos luego en otras instituciones del sistema científico, como el INTI, el INTA y la Comisión Nacional de Energía Atómica. Esto se haría con una partida especial de la Jefatura de Gabinete, pero no sabemos por qué monto ni por qué esos fondos no van al Conicet. Otros 106, que no vienen del Conicet, quedarían definitivamente afuera.”

Hasta ayer a última hora la decisión de las agrupaciones era no aceptarlo y continuar con la toma por lo menos hasta hoy a las 10, cuando estaba previsto continuar con las negociaciones en el despacho del ministro.

Fuente: La Nación