La NASA dejó en el satélite natural seis insignias que recuerdan la proeza de haberla conquistado. Sin embargo, la extrema radiación ultravioleta y los altos cambios de temperatura ocasionaron algunos cambios inesperados

 

Desafortunadamente, a las seis banderas que Estados Unidos plantó en la Luna entre 1969 y 1972 no le han ido tan bien como se esperaba. Aunque las fotos han resistido la prueba del tiempo, las insignias no lucen como cuando los astronautas del Apolo las dejaron en señal de conquista.

Las imágenes tomadas por el Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA en 2012 muestran que al menos cinco de las seis banderas siguen en pie. Sin embargo, los científicos creen que las décadas de brillante luz solar han blanqueado sus colores emblemáticos.

En la superficie de la Tierra, tales banderas se desvanecen bajo la luz del sol. Esto se debe a que las ondas ultravioletas (UV) no son totalmente absorbidas por la atmósfera de nuestro planeta, por lo que rompe las fibras y los colores.

nasa-bandera-luna-
Cada una de las banderas fue hecha por la compañía Annin Flagmakers, tejida fuera de rayón y costó a la NASA USD 5.50 (poco más de USD 32.00 si se ajustó la inflación actual)
La Luna no tiene ninguna atmósfera para absorber la luz del Sol, y fuera de los cráteres no hay sombra. Esto significa que las banderas plantadas por los astronautas del Apolo están expuestas a la luz constante y brillante: la radiación solar de la Luna es superior a la de la Tierra, pues un día equivale a 28 días terrestres.

El científico lunar Paul Spudis explicó que “incluso en la Tierra, los colores de una bandera de tela volando en la luz del sol durante años finalmente se desvanecerá y tendrá que ser reemplazado. Por lo tanto, es probable que estos símbolos de los americanos hayan quedado en blanco por la radiación UV de luz solar no filtrada en la superficie lunar”.
La NASA está trabajando duro para llevar a los astronautas al espacio profundo, pero desde entonces ha decidido saltar un aterrizaje lunar usando sus cohetes ultrapotentes del sistema de lanzamiento espacial. En cambio, la agencia espacial planea enviar astronautas a Marte en 2033.

Sin embargo, puede haber esperanza para una misión lunar en el sector comercial. Para el próximo año, el magnate de la tecnología Elon Musk planea para enviar dos civiles alrededor de la Luna, sin aterrizar en ella, usando su compañía de cohetes SpaceX.
Varios equipos de científicos compiten por los USD 20 millones que Google Lunar XPRIZE concederá a finales de 2017 para quienes logren aterrizar un robot en la superficie lunar y transmitir datos en alta definición.

Un premio de USD 4 millones de “Apollo Heritage Bonus Prize” será entregado a quien pueda grabar el primer video en directo o imagen panorámica del sitio donde estuvo Apollo 11.