Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El capitán del equipo de la Davis confesó en las horas previas a la definición la particular restricción que le impuso a los tenistas.

Los equipos campeones deben estar en todos los detalles para sacar la ventaja necesaria con el resto de los equipos. A horas de disputar la final de la Copa Davis en Zagreb contra Croacia, Daniel Orsanic reveló una de sus obsesiones más extremas para sostener la concentración del plantel.

El entrenador que guió a la Argentina a su quinta definición por la ensaladera reconoció que le exigió a sus jugadores que no miren y no se saquen fotos con el trofeo más importante a nivel equipos en el tenis que se entrega, con algunas interrupciones, desde 1900.

Orsanic confesó ante La Nación los motivos que lo llevaron a tomar esta drástica decisión. “Todos esos estímulos para mí distraen. Yo sé cómo es la copa, la he visto en fotos. Está ahí, pero no es nuestra”, advirtió como un mandato.

“No la vi” y “no la miro”, fueron las contundentes respuestas que dio ante la consulta sobre su pensamiento durante el sorteo de la final, mientras el monumental trofeo oficiaba de testigo, a la espera de viajar de manera definitiva a Argentina por primera vez en la historia.

No es una cuestión de mirarla o hablar sobre el trofeo, tampoco quiere que haya material fotográfico junto al premio mayor. “No me interesa ninguna foto al lado de la copa a no ser que sea nuestra. En la semifinal de Glasgow la teníamos ahí y pedí que ninguno se sacara una foto”, explicó.

Orsanic aceptó ante un grupo de periodistas presentes en Zagreb que “miro a familiares y a amigos, los miro a ustedes” para no obnubilarse con el brilloso trofeo del que nunca pudo apropiarse una nación de Latinoamérica.

“Estamos disputando la final y es algo que a mí me distrae, porque este es un grupo que desea mucho la copa. No es que sacándome una foto me vaya a motivar. Lo que hay que buscar es foco. No hay que perder de vista a la pelotita”, subrayó.

La regla ya viene de series anteriores y algunos de los jugadores que fueron parte de su ciclo rompieron el mandato, por lo que tuvo que ejercer su liderazgo con un reto. “A algún integrante del equipo lo hemos levantado en peso un poquito porque se sacó una foto con la copa”, contó.

Fuente: Infobae