Ocurrió en Capital Federal. Un hombre, junto a dos cómplices, intentaron llevarse una caja de conitos de dulce de leche sin pagar de un kiosko. Un cliente del lugar avisó al dueño, quien a la vez pidió ayuda a unos oficiales que se encontraban cerca y los detuvieron.

La condena fue impuesta por el Tribunal Oral en lo Criminal N° 23 de Capital Federal, teniendo en cuenta las pruebas y la aceptación de culpa del acusado, Angel Alberto Milessi, a quien por ser reincidente, le corresponde cumplimiento efectivo de los cuatro meses de prisión.

Los hechos tuvieron lugar el 9 de noviembre de 2016, cuando Milessi, junto a dos cómplices, decidieron llevarse una caja de conitos de dulce de leche y chocolate de la marca “Cachafaz”, del kiosko “Open 25 horas”. Mientras el acusado y uno de los cómplices hablaban con el dueño para distraerlo, un tercero se apoderaba de la caja de golosinas.

El robo fue advertido por un cliente que también se encontraba en el kiosko, y que se acercó hasta la caja y le informó que los tres hombres que recién se habían retirado, lo habían hecho con una caja de chocolates. Entonces, el dueño del negocio solicitó ayuda a un oficial, que en ese momento terminaba de usar el baño del negocio. Ambos salieron a la calle y observaron que los ladrones estaban a escasos 15 metros del negocio.

Tras perseguirlos durante unas cuadras, lograron apresarlos. Todos fueron acusados del delito de hurto simple en grado de tentativa, pero sólo Milessi fue juzgado, ya que los demás fueron declarados en rebeldía.

Por el delito y por ser reincidente, ya que pesaba sobre el una condena anterior (cumplida) de 5 años, por un delito que no se detalla en el fallo de la condena actual, se lo condenó a “cuatro meses de prisión efectiva y al pago de las costas del proceso, por ser coautor del delito de hurto simple en grado de tentativa”.

El Tribunal tuvo consideración por el imputado, teniendo en cuenta “la impresión que se tuvo de él durante la audiencia de visu, que se trata de un hombre joven, con instrucción primaria completa, que mantiene un vinculo familiar con su madre y su pareja, con quien tiene un hijo de cinco años de edad y que trabaja desde temprana edad para intentar cubrir sus necesidades básicas”.

Debido a que Milessi estuvo preso desde el momento en que se cometió el delito hasta la fecha, la condena culminará el próximo 8 de marzo, cuando el hombre recuperará su libertad.