El presidente de Deportivo Mandiyú, Juan Ignacio Igarzabal, se refirió al ascenso del Algodonero en contacto con “La Esquina de Nelson”, con muchos halagos para los hinchas.

El pasado sábado, Deportivo Mandiyú logró el ascenso al Federal A después de vencer a Ben Hur por 1 a 0. El partido era importante, y los hinchas del Albo lo vivieron con mucho entusiasmo, algo que fue digno de alabanzas de parte de su presidente. “La verdad que me lo imaginaba, lo soñaba. El hincha de Mandiyú es así, te acompaña. Si uno sigue la liga local, va a notar que la gente va a la cancha aunque sea martes o miércoles. Pero la cantidad de gente que fue el sábado, fue un sueño, como en los viejos tiempos”, comentó Juan Ignacio Igarzabal a Nelson Lovera.

Para el presidente, el ascenso se consiguió por una conjunción de factores. “La suerte viene acompañada de trabajo. Pero sin un poquito de suerte de campeón, no podríamos haber logrado lo que logramos. El esfuerzo, el trabajo, el tiempo, la dedicación que le pusimos a esto, fue un sacrificio. Es el comienzo de algo que ojalá sea muy lindo”, reconoció.

“Tuvimos poco tiempo para armar el equipo. Ocupamos jugadores del club y trajimos uno o dos refuerzos por línea, por pedido del técnico. Él nos dio las opciones, y convocamos a los que pudimos, teniendo en cuenta lo que él propuso”, agregó.

Con respecto a los próximos pasos, Igarzabal explicó: “Ahora, los jugadores que no son del club, que estaban a préstamo, van a volver a sus clubes. Por suerte, menos Reinero que es de Córdoba, todos los demás son clubes de la zona. Los jugadores del club entran de vacaciones y nosotros nos reuniremos esta noche con la Comisión Directiva a planificar cómo vamos a hacer, porque ya el 22 de enero tenemos que jugar Copa Argentina”.

También reconoció el trabajo importante que realizó el presidente anterior a la fusión de los dos Mandiyú, que ocurrió en agosto de este año. “El que tuvo la parte más pesada en el club en lo administrativo fue el presidente anterior, José María Beigbeder, que asumió en diciembre de 2015, y fue quién ordenó todo. Era un hierro caliente, y en seis meses lo ordenó económica y administrativamente, y logró jugar un Federal C. Después se dio lo de la fusión, y surgió mi nombre para la presidencia, después de haber acompañado al equipo como manager, durante el Federal C”.

“No me imaginé nada de esto. Uno sueña siempre, pero sabiendo que nos habíamos armado con un plantel para hacer un buen papel y mantener la categoría, y apuntar a un torneo Federal B 2016 con un año de experiencia”, contó.

“Uno se prepara para lo mejor que puede dar, y después está un poco la suerte del campeón y la mano que puso Pablo Suarez (Director Técnico), las ganas que le pusieron los jugadores, y el equipo total, conformado por muy buena gente”.

Finalmente, se refirió a lo que espera para el club durante el próximo año: “Deseo que esto siga creciendo, me siga iluminando para seguir estando al frente de esta institución, con la misma gente que me está acompañando en la Comisión Directiva. Y que se acerquen los inversores privados para lograr el crecimiento”.