Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

En los centros de salud tuvieron una jornada con pocos accidentados y quemados. Advirtieron que es una tendencia que viene desde hace años.

Una jornada “tranquila” fue la que tuvieron los hospitales capitalinos ayer, durante y después de los festejos navideños, ya que desde los nosocomios aseguraron que hubo menos atenciones por accidentes y agresiones que el año pasado. Advirtieron que esta tendencia se viene notando desde hace varios años; además señalaron que harán el mismo trabajo para la noche de Año Nuevo.

Como suele ser costumbre, cada noche del 24 y 31 de diciembre los hospitales capitalinos operan con un sistema de guardias en emergencias, tanto activas como pasivas. Ayer no fue la excepción y según indicaron desde los nosocomios, se vivió una jornada tranquila por lo menos hasta el mediodía, con pocos ingresos de accidentados, heridos por pirotecnia o con intoxicaciones.

“Tuvimos un herido por una pelea y un accidentado que vino del interior, pero después nada más grave”, comentó a El Litoral el director ejecutivo del Hospital Escuela, Alfredo Revidatti, quien agregó que “hubo gente que llegó por enfermedades comunes”.

El año pasado en este centro de salud se atendió a unos 16 heridos por accidentes viales en toda la jornada del 25, además de otros por arma blanca o pirotecnia. Al parecer esta tendencia de cada vez menos incidentes viene registrándose hace un tiempo, ya que según Revidatti esta Navidad “fue más tranquila que el 24 pasado”.

En la misma sintonía se mostró el director del Hospital Vidal, Horacio Sotelo, quien aseguró a este medio que “a diferencia del año pasado hubo menos trabajo. Alguno que otro que llegó por intoxicación alimentaria o alguna consulta, pero nada grave”.

La Navidad 2016 dejó al Vidal sin internaciones ni atenciones médicas por quemaduras, salvo “pequeños casos que no ameritaban” un tratamiento, según manifestó Sotelo. “Pasa que es una fecha más para pasarla en familia y reflexionar, no suele ser como Año Nuevo en donde muchos salen a festejar y ahí sí tenemos más trabajo”, señaló.

Mismo panorama tuvo el Hospital Pediátrico en su Servicio de Quemados, ya que allí no fue gente que se haya quemado o herido con fuegos artificiales durante el festejo. “No tuvimos nada de pirotecnia, y no sólo en el hospital, en las calles hubo muy poco”, explicó la jefa del Servicio, Marta Vergara.

La profesional también coincidió en que el trabajo viene siendo menor año tras año y aseguró que “con nuestro trabajo de prevención y con la ayuda de la concientización, hace tres o cuatro años que venimos con cada vez menos internados”.

Finalmente, los médicos consultados confirmaron que implementarán esta modalidad de guardias durante la noche para recibir el Año Nuevo.

Fuente: El Litoral