Se trata de los modelos Pixel 2 y Pixel XL; la tecnología POLED que está presente en ambos modelos haría que la pantalla se “queme”, dejando el frente del celular de color gris

La gran apuesta del gigante Google en materia de teléfonos celulares, Pixel 2 y Pixel XL, que salieron recientemente al mercado, presentan un defecto técnicos en sus pantallas que levantó críticas entre los usuarios.

Google adoptó para sus dispositivos móviles la tecnología POLED, diseñada y construida por la surcoreana LG, un panel que aparece en ambas versiones de los Pixel pese a que uno está construido por Samsung y el otro por HTC. Este pantalla, que también está presente en el LG V30, trajo aparejados una serie de problemas hasta el punto que Google tuvo que pronunciarse oficialmente.

“La pantalla del Pixel 2 XL fue diseñada con una avanzada tecnología POLED, incluyendo resolución QHD+, un amplio espectro de color y ratio de contraste alto para reproducir colores naturales. Nuestros productos pasan un control de calidad exhaustivo antes del lanzamiento y durante la fabricación de cada unidad. Estamos investigando activamente este problema”, declaró la compañía a través de un comunicado.