“Lo que siento en este momento es mucha vergüenza. No estoy preparado para esto, toda la vida me formé para otra cosa”, dijo el médico durante el reportaje.

Lino Villar Cataldo, el médico que estaba detenido desde el viernes por matar a balazos a un joven que intentó robarle su auto frente a su consultorio, recuperó la libertad este martes. Durante la noche del miércoles habló con Alejandro Fantino en Animales Sueltos, y narró detalles desconocidos sobre el asalto. “Estoy muy triste, muy mal. Yo no sabía que mi familia no volvía a la casa mientras yo estuve detenido. Se quedaron en la sala de espera de la comisaría. Los varones dormían en la camioneta”, comenzó.

El magistrado valoró distintas circunstancias para excarcelar al acusado de manera extraordinaria, entre ellas, que éste presenta un problema cardíaco delicado, tiene arraigo y familia constituida, y que no existen riesgos procesales. Es decir, que no intentará escaparse ni entorpecer el accionar de la Justicia.

La decisión estaba pendiente de la palabra de la fiscal Diana Mayko, quien en primera instancia se opuso a conceder la libertad al hombre, que está acusado de homicidio agravado por uso de arma de fuego. No obstante, la fiscal acompañó la medida.

El juez trabó una caución de 1 millón de pesos a la familia del médico y le fijó una prohibición para salir del país. En caso de que el acusado no se presente ante un eventual llamado de la Justicia, la familia sufrirá el embargo de las propiedades que pusieron como garantía.

“Lo que siento en este momento es mucha vergüenza. No estoy preparado para esto, toda la vida me formé para otra cosa”, dijo el médico durante el reportaje.

“Siempre traté de darle amor a mis pacientes. En todos los lugares donde trabajo pueden decir esto, hace 35 años que trabajo en el municipio de San Isidro”, explicó.

Consultado sobre qué siente por haber matado a un delincuente, aseguró: “No sé qué va a pasar con mi vida”.

Sobre el lugar del incidente – consultado sobre cómo seguirán sus días tras defenderse con un arma de fuego en el asalto- explicó: “Por las amenazas, tuvimos que abandonar la casa de mi consultorio. Donde vivía mi hijo. En el mismo momento en el que estaba la policía, se escuchaban los tiros al aire de gente que vino a intentar agredirnos. Tengo mucho miedo de que me maten. Y mucho miedo de que maten a mis hijos. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo que va a poner todo para cuidarnos. Espero que sea así”.

“Le diría a las personas que nunca compren un arma. No quiero más un arma. Pero -continuó- los hechos de inseguridad no tienen solución. Nos atancan permanentemente, uno tiene que vivir en la provincia de Buenos Aires, donde yo atiendo. Es cosa de todos los días. Yo he tenido más de seis episodios. El auto que tengo ahora lo compré para reponer el que me robaron el año pasado. De noche, abrir el portón y sacar el auto es muy angustiante”.

El médico también relató aspectos desconocidos de su vida. Desde su nacimiento en la localidad paraguaya de Iturbe, hasta su llegada al país cuando tenía 14 años. “Fuimos a vivir a una villa y la sensación fue de angustia. Las villas son una casa al lado de la otra, con pasillos angostos”, dijo.

“Cuando me recibí, mi padre me dijo: ‘Ya sos un profesional. Si un pobre llega a tu consultorio, nunca dejes de atenderlo’. Y yo hice honor a ese pedido”, dijo el médico, a punto de quebrarse.

Así, visiblemente emocionado, explicó: “Yo me siento una víctima. Fui agredido, salía de trabajar. Nunca busqué eso. Me duele muchísimo la vida que se perdió. Yo siempre luché para salvar vidas. En el asalto sentí a la muerte, sentí que me mataban. Por eso reaccioné”.

Fuente: Infobae