Previo a la promulgación de la Ordenanza ya sancionada, que fue presentada por el concejal, Hugo Calvano, sobre la campaña de concientización de los problemas de salud que generan las heces caninas en las veredas, ciudadanos demostraron su hartazgo y comenzaron a pegar carteles en las paredes con fuertes advertencias.

Cansados de tener que limpiar varias veces al día las veredas, los vecinos del barrio Libertad instan a que los dueños de las mascotas recojan las heces de éstos últimos y las desechen en un sesto de basura, y advierten en los carteles que comenzaron a pegar en las paredes: “Perro que caga en esta vereda, la m… te la llevo a la puerta de tu casa o departamento. Estás avisado”.

La modalidad comenzó a implementarse desde principios de junio, antes de que tomara mayor difusión el proyecto de ordenanza y campaña de concientización Tu perro, tu caca, ciudad libre de heces, presentado por el concejal Hugo “Cuqui” Calvano en abril de 2015 y que fue recientemente sancionado en la Sesión Ordinaria del Honorable Concejo Deliberante del pasado jueves 9.

El edil expresó que sabía que medidas como la que se llevó adelante en el barrio Libertad también se pusieron en práctica en otros barrios y agregó que “incluso en una plaza se colocó una botella de plástico, cortada por la mitad, donde se colocaron muchas bolsas, dispuestas para que los dueños de los perros retiren los desechos”.

Respecto a la Ordenanza, explicó que “luego de ser sancionada, se espera ahora que se realice la promulgación de la Ordenanza y su posterior publicación, para que a partir de allí la Secretaría de Ambiente, de la Municipalidad, comience a delinear las acciones para llevar adelante la normativa en la ciudad”.

Detalló además que el objetivo principal es “concientizar a la ciudadanía de que ese perro que está haciendo sus necesidades es primero una falta de respeto al prójimo, que es también usuario del espacio público; y después que afecta la salud, concretamente de los chicos”. Y detalló: “Porque las heces tienen una bacteria, que al principio no genera problemas, pero cuando están en la vía pública, expuestas al sol, se secan, se terminan volviendo polvo, entrando por la vía respiratoria”.

Explicó que “genera distintas enfermedades a los chicos, que son los principales usuarios de las plazas y parques”, a lo que agregó: “Creo que si se dice a la gente que al no recoger los desechos de las mascotas se pone en riesgo la salud de los chicos, van a entender, porque no creo que alguien sea tan desaprensivo”.

Hechos reales

También en la calle Virasoro y Vélez Sarsfield, a media cuadra de la Dirección General de Rentas, el propietario de un taller que ocupa además ilegalmente la vereda tiene sus perros sueltos mientras repara los autos y observa cómo los animales cruzan la calle, para hacer un lugar de defecación la vereda de la casa de enfrente.

Ejemplos como éstos, que anteriormente ya fueron denunciados por los vecinos a través de este medio gráfico, hacen que la gente llegue al punto del hartazgo, debido a que mientras la mayoría mantiene limpia su vereda como debería ser en toda la ciudad, esta gente a la que ya se denunció continúa sin ningún tipo de advertencia o sanción por las áreas municipales.

Vale señalar que también el concejal Julián Miranda Gallino había presentado un proyecto similar, que finalmente se unificó al de Calvano para trabajar en conjunto a fin de alcanzar la sanción.

Fuente: El Libertador