Lo usan por sus propiedades estimulantes. “El efecto es similar al de tener un orgasmo”, dicen sus defensores. Los médicos no lo recomiendan.

Parece que es una de las tendencias del verano europeo: ni alcohol ni drogas, lo último en los boliches y fiestas es inhalar chocolate. En forma de polvo, el producto genera un efecto estimulante inmediato y un “viaje” eufórico y dulce.

El Daily Mail da cuenta de esta nueva moda, que genera controversia: mientras sus defensores afirman que es un modo seguro y legal de estimularse, los médicos no recomiendan.

“Esnifar polvo de chocolate no es seguro, porque el polvo es percibido por la nariz como una sustancia extraña”, dice el doctor Jordan Josephson, especialista oftalmólogo del hospital Lenox Hill en Nueva York.