El inicio de las clases multiplicó las quejas por la falta de diversidad de talles. Desde la Defensoría indicaron que los comerciantes se excusan en que no hay normativa que los obligue.

El Defensor de los Vecinos, Javier Rodríguez, solicitó informe a las direcciones de Comercio de la Provincia de Corrientes, y del municipio Capital, respecto a los avances de la reglamentación de la ley número 6.003 (Ley de talles) de la provincia de Corrientes sancionada en el año 2010. “Queremos dar respuestas a los vecinos que hoy se sienten discriminados por no conseguir ropas por sus características físicas”, explicó el Ombudsman.

Con el inicio de las actividades escolares, muchos padres se encontraron con la problemática de no conseguir uniformes en talles grandes, o los más pequeños, lo que se sumó a las constantes quejas recibidas en la Defensoría por el rango acotado de talles que ofrecen los comercios de ropa y calzados en Corrientes.

Rodríguez, explicó que remitió notas a la Dirección de Comercio del Ministerio de Producción, Trabajo y Turismo, y a Dirección de Comercio de la Municipalidad de Corrientes, en las cuales solicitó informes sobre la Ley Provincial número 6.003, Ley de talles, que aún no fue reglamentada. “Ocurre que al no estar vigente la norma, los comercios correntinos no cumplen con la obligación de tener stock en variados talles y esto afecta directamente a la población, que seguramente no es la mayoría, pero en gran parte se ve afectada por esto de uno u otro modo, en algún momento”, señaló Rodríguez.

El Defensor Vecinal, manifestó que “la razón de los pedidos es para poder dar una respuesta a las denuncias de los vecinos de la Ciudad, ya que en este comienzo de clases se ha incrementado el número de reclamos”. “No obstante, esta situación es constante motivo de queja en la Defensoría ya que las personas se sienten discriminadas, y esto atenta contra un derecho básico: a vestirse”, comentó Rodríguez.

El Defensor resaltó que “se ha intentado hablar con los diferentes dueños de comercios y la respuesta casi lógica es que ‘no existe a hoy una normativa que explique los términos y alcances de la ley’ y que las industrias no fabrican talles grandes porque les resulta más caro”, por lo que aseguró que “es imprescindible echar luz a esta situación que nos aqueja como sociedad”.