Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Son cifras del Indec correspondientes al tercer trimestre de 2016; nueve de cada diez argentinos con ingresos tiene menos de $22.500 ingresos mensuales; el 20% más rico se queda con el 48,4% de la renta.

La mitad de los argentinos con ingresos percibe menos de $8000 mensuales. Así lo reveló el Indec en su informe sobre distribución del ingreso correspondiente al tercer trimestre de 2016 elaborado a partir de los datos de la Encuesta Permanente de Hogares.

Según el organismo, los cinco deciles de menores ingresos comprenden a 8,2 millones de personas, que perciben mensualmente un ingreso inferior al salario mínimo vital y móvil, que en septiembre se ubicaba en $7560 y desde enero subió a $8060.

En conjunto, ese 50% de la población con menos ingresos se lleva un 20,5% de la torta general.

La desigualdad en la distribución del ingreso en la Argentina se refleja al observar el otro extremo de la pirámide. Según el Indec, el 10% de la población de mejor nivel económico (perciben entre $22.500 y $274.000 al mes) se lleva el 31,5% del ingreso total.

En tanto, si se consideran los dos deciles más altos (incluye a quienes ganan más de $15.900), la participación sobre el total asciende al 48,4%.

Asimismo, el informe del organismo que conduce Jorge Todesca informó que, al tercer trimestre de 2016, había en el país 10,8 millones de personas que no percibían ingresos. Son 177.000 menos que a fines del segundo semestre.

Otro de los datos difundidos por el Indec tiene que ver con el ingreso a nivel familiar. Según estos datos, también correspondientes al tercer trimestre de 2016, la mitad de los hogares más pobres en la Argentina tiene ingresos que no superan los $15.700 por mes.

Este conjunto, que comprende a un universo de 11,9 millones de personas, obtiene del 22,8% de los ingresos totales.

Al comparar los extremos, a nivel ingresos familiares, se observa que el 10% más pobre (hasta $5828 mensuales) se queda con el 1,9% del ingreso total, mientras que el 10% más rico (aquellas familias que perciben entre $41.250 y $280.000 al mes) concentran el 29,1% de los ingresos.

Fuente: La Nación