Natividad “Roger” Terán y Fabio Aquino fueron detenidos en el marco de una megacausa, que incluyó unos 47 allanamientos en Buenos Aires, Corrientes, Chaco y Córdoba.

El intendente de la localidad correntina de Itatí, Natividad “Roger” Terán, y su vice, Fabio Aquino, fueron detenidos ayer en el marco de una megacausa por narcotráfico que incluyó un total de 46 allanamientos en los que además fueron apresados miembros de fuerzas de seguridad y un abogado, informaron fuentes judiciales y oficiales.

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, dijo que se desarticuló una banda integrada por al menos 37 personas, que en un año “intentó” traficar 15 toneladas de marihuana y que reclutaba chicos en las puertas de las escuelas para hacerlos trabajar de “Chajá” para que alertaran sobre la presencia policial en el momento en que se traficaba la droga.

De acuerdo a los pesquisas, el intendente Terán aparece en escuchas telefónicas en las que se llama “surubí” o “dorado” a la droga enviada a Buenos Aires en base a si el envoltorio era color oro o plata, lo que diferenciaba su calidad.

Bullrich llegó al mediodía a Corrientes Capital donde dio detalles del “Operativo Sapucay”, en el que también fueron detenidos el comisario de Itatí, Diego Osvaldo Ocampo Alvarenga; el sargento Mario Oscar Molina y la agente Gabriela Natalia Quintana; el subcomisario de la delegación de la Policía Federal Argentina (PFA) Rubén Ernesto Ferreyra y su sargento Carlos Víctor López; y el segundo Comandante de Gendarmería Nacional Fernando Gabriel Alcaraz.

La llegada de la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a Corrientes.

La llegada de la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a Corrientes.

Fuentes judiciales informaron a Télam que en total se detuvieron a 20 de los 37 imputados con orden de captura y que entre los prófugos figuran los dos sindicados cabecillas, Federico “Morenita” Marín y Luis “Gordo” Saucedo.

Estos dos serían los líderes de la banda junto a Carlos Alberto Bareiro, actualmente preso en la Unidad 7 del Servicio Penitenciario Federal (SPF) en Resistencia, Chaco, la cual también fue allanada en este operativo del que participaron 670 gendarmes.

operativo sapucay 1

Según las fuentes, entre los detenidos se encuentra, además, Omar Antonio Serial, abogado de otros de los acusados en otras causas que tramitan en la Justicia Federal correntina.

Durante los allanamientos se secuestraron 19 panes de marihuana (17 cuando detuvieron al subcomisario Ferreyra y los otros dos en la seccional de Itatí), decenas de motos, 40 autos, tres camiones, dos lanchas y numerosas armas de fuego de distintos calibres.

Todos los detenidos y lo secuestrado quedaron a disposición del juez federal porteño Sergio Torres, a cargo de esta megacausa que es una derivación de un expediente iniciado en 2014 por el fiscal Carlos Stornelli por tráfico de estupefacientes en la Villa Zavaleta, del barrio porteño de Barracas.

operativo sapucay 2

Se trata de una investigación distinta a las que lleva adelante el juez federal correntino Juan Carlos Vallejos y que derivaron a principios de este año en la detención de la hija del intendente, Mariela Terán, y de Hernán Adolfo Aquino, hermano del vice.

Por su parte, el juez Torres, quien lleva adelante la pesquisa junto al titular de la Procuración de Narcocriminalidad (Procunar) Diego Iglesias, dispuso que los apresados sean llevados el jueves próximo a los tribunales de Comodoro Py para ser indagados.

operativo sapucay 3

De acuerdo a los voceros, el intendente Terán fue detenido por la mañana en su vivienda conocida por los vecinos como “La Casona”, en Itatí, donde los gendarmes secuestraron, entre otros elementos, una camioneta Toyota Hilux color gris metalizado.

El ministerio de Seguridad de la Nación indicó que en Itatí, ubicada a 80 kilómetros de la capital correntina, sobre la costa del Río Paraná en la frontera con Paraguay, y que cuenta con 7.900 habitantes, se secuestró en 2016 el 31% del total de marihuana incautada en toda la provincia.

La principal hipótesis es que la droga entraba a la localidad en barcazas que partían de la costa paraguaya y que luego se distribuía a siete provincias y la Capital Federal, donde “el valor de comercialización sería más alto”.

Los pesquisas determinaron que Itatí actuaban tres subgrupos operativos que acopiaban la marihuana, la embalaban y la distribuían hacia los distintos puntos de venta.

Y, en ese sentido, la participación del intendente Terán y el vice Aquino estaría vinculada al aporte de “logística” para dichas operaciones, precisaron los voceros.

En tanto, los pobladores de Itatí se mostraron convulsionados por los allanamientos y las detenciones y reconocieron el crecimiento local del narcotráfico pero se quejan porque los medios de comunicación “ponen a todos en la misma bolsa”.

Los niños “chajá”

Durante la conferencia de prensa brindada en horas de la siesta de ayer, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, denunció que familiares adolescentes de los narcotraficantes de la ciudad correntina de Itatí reclutaban chicos de las escuelas para hacerlos trabajar de “chajá” (en referencia al ave), cuya misión era la de alertar sobre la presencia policial en el momento en que se traficaba la droga.

“Iban a las puertas de las escuelas y agarraban a los chicos cuando salían y les decían ‘vos sos chajá’, y a otros le señalaban ‘vos sos maletero’, también conocidos como ‘bagayero’, y ‘vos cruzás (el río) y traes la droga’ y les pagaban entre cincuenta y quinientos pesos” por día, comentó la ministra.

En Itatí se les llama “chajá” a los jóvenes que se colocan con motos y celulares en varios lugares, desde el pueblo hasta el río Paraná, en el trayecto que utilizan los traficantes para transportar la droga y les alertan del peligro cuando descubren un operativo policial.

En tanto, los “maleteros” o “bagayeros” son los encargados de transportar la marihuana y lo hacen en bultos de hasta 20 kilos en sus espaldas, para lo cual cruzan el río Paraná entre tres y cinco veces por día, desde Corrientes hasta Paraguay, desde donde traen la droga.

Fuentes de la investigación destacaron que los “Chajá” no están armados ya que su tarea es solamente la de avisar a los traficantes sobre la presencia policial o de alguien desconocido para la organización.

Los “chajás” que están en botes sobre el río, simulan pescar pero vigilan y avisan cuando advierten la presencia de barcos de la Prefectura Naval.

Bullrich señaló que el método que tenían los narcos para reclutar a los chicos era que “personas de la misma edad, familiares de (Luis “El Gordo”) Saucedo y (Federico “Morenita”) Marín, y les decían a los chicos ‘vení que tengo un trabajo fácil para vos y te vas a ganar unos pesos´ y así los llevaban a hacer las tareas”.

Fuente: Telam