Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La caída en la venta de los panificados típicos comenzó a sentirse en la última semana, al igual que el pan. Esperan un repunte en nochebuena y fin de año.

La variedad de precios de los panificados típicos de las fiestas de fin de año es amplia. Hace varias semanas, comercios y panaderías ofrecen diversas opciones pero según confirmaron a este matutino quienes trabajan en el rubro, la gente este año decidió ajustarse sobre todo en lo que a los dulces respecta.

Los trabajadores, frente a este panorama, esperan que en vísperas de Navidad y Año Nuevo repunten las ventas, que están en caída. Comprar un pan dulce cuesta en promedio $150, tanto en supermercados como en panaderías, los números dependen de varios factores y sobre todo lo que hace encarecer el producto son las frutas secas.

Nelson Arriola, titular de la Asociación de Panaderos de Corrientes, se mostró preocupado por las bajas ventas y avizoró un fin de año de bajas ventas. “”La gente antes a fines de noviembre o comienzos de diciembre solía comenzar a comprar pan dulce y budines. Ahora eso ya no pasa, esperan hasta último momento, dos o tres días antes de las fiestas y el volumen que compra es mínimo””, destacó Arriola.

En un recorrido por varias panaderías del centro de la ciudad este diario pudo relevar que en promedio, un pan dulce de 400 gramos ronda entre los $50 y los $70, mientras el kilo de pan dulce sin frutas parte de los $150, y con frutas desde los $200.

““Entendemos que el fuerte de este año no será la venta de pan dulce, sino más bien de todo lo que hace a la mesa salada, sándwiches y canapés”, adelantó el referente del sector. En cuanto a los costos de los tradicionales sándwiches de miga, se relevaron costos promedio de $200 por kilogramo. “Sabemos que será una mesa dulce austera, la gente se está cuidando mucho con la cantidad de cosas que compra””, remarcaron desde las panaderías consultadas, donde las góndolas se mostraban cargadas de pan dulce.

Menor consumo

Según los últimos informes, el consumo de pan cayó el 20 por ciento y las panaderías locales aseguran que sintieron el cimbronazo. Destacan que cuando llega el verano el consumo de pan y de facturas se desploma.

En cuanto a las perspectivas para el año que viene, desde el sector adelantaron que enero podría dar un aumento del costo del pan ya que habrá una recomposición salarial en el sector. Actualmente el costo de dicho producto en las panaderías correntinas ronda entre los $20 y los $30 dependiendo la variedad.

““Esperamos que el año que viene las cosas mejoren, por ahora es tiempo de ajustarse el cinturón porque las ventas están en caída””, explicó Arriola, en una entrevista dada a este medio en la jornada de ayer.

Fuente: Norte Corrientes