La aplicación sólo funciona en algunas partes de Estados Unidos, pero ya acumula 5 millones de descargas; propone una interacción entre usuarios que sólo admite mensajes positivos

 

La aplicación TBH -del acrónimo en inglés “to be honest” (“para ser honesto”)- apenas tiene nueve semanas en el mercado, pero ha logrado cosechar un éxito arrollador: más de 5 millones de descargas. La aplicación fue diseñada para adolescentes de más de 13 años y cuenta con 2,5 millones de usuarios activos diarios.

La clave de su éxito reside en haber sido capaz de usar mensajes anónimos positivos, evitando que sus usuarios acosen a otros, algo en lo que falló la ahora clausurada aplicación Yik Yak.
Aunque, para ser honestos, vale la pena aclarar que el paso de gigante lo acaba de dar gracias a Facebook. La red social confirmó este lunes que compró la app, sin revelar el monto de la transacción.

Según un informe publicado en el sitio de noticias tecnológicas TechCrunch, la suma estuvo por debajo de los US$100 millones.
“TBH y Facebook comparten el objetivo común de crear comunidad y de permitir que las personas compartamos de una manera que nos acerque”, declaró una vocera de la red social fundada por Mark Zuckerberg. “Estamos impresionados por cómo TBH usa las encuestas y la mensajería, y con los recursos de Facebook puede continuar creciendo”, añadió la portavoz.

 

“Cuando nos reunimos con Facebook, nos dimos cuenta de que teníamos en común muchos valores fundamentales para conectar a la gente a través de interacciones positivas. Nos sentimos motivados por las formas en que nos podían ayudar a abarcar a más gente”, explicaron en su sitio web.

 

Una vez que el usuario carga sus contactos en la aplicación, TBH le hace preguntas predeterminadas, como por ejemplo: “¿Quién es el mejor para llevar a una fiesta?”, ofreciendo cuatro amigos para que seleccione a uno de ellos.

Si son seleccionados, los usuarios reciben una notificación. Sin embargo, los detalles sobre quién los ha elegido permanecen anónimos.

Todas las preguntas son positivas. “¿Creés que podría convertirse en un poeta?”, “¿Admirás su perseverancia?”, son otros ejemplos.

De manera similar a los inicios de Facebook, los creadores de TBH sólo hicieron la app disponible para usuarios en algunos estados de Estados Unidos. El boca a boca hizo que se fuera difundiendo su uso entre los centros educativos.
“Lo enviamos a una escuela en Georgia (EE.UU.)”, le contó a TechCrunch uno de sus cofundadores, Nikita Bier. “El 40% la descargó el primer día. Al día siguiente, estaba en 300 escuelas”.

“La última década de internet se ha centrado en comunicación abierta. El próximo reto será comprender las necesidades humanas”, se lee en el sitio web de TBH. “Queríamos crear una aplicación que nos hiciera sentir más felices y con más confianza en nosotros mismos”.

Uno de sus objetivos, según Bier, es mejorar la salud mental de los adolescentes. Hasta ahora, ha obtenido más de 1000 millones de respuestas desde su lanzamiento oficial en agosto.

 

“Este es el ejemplo más reciente de Facebook comprando una empresa emergente que podría potencialmente cambiar la manera en que la gente consume las redes sociales”, le dijo a la BBC Mark Skilton, de la Warwick Business School, en Inglaterra.

“TBH apela al mercado adolescente, el cual es muy voluble, y Facebook sabe que esta y otras aplicaciones pueden hacerse virales y obtener popularidad muy rápidamente”.

Según Skilton, “esta transacción podría verse como una medida protectora, y US$100 millones es el equivalente, para ellos, a un error de redondeo. No es un precio muy alto”.

La red social y la app funcionarán de manera independiente a pesar de la compra, pero algunas de las ventajas de pertenecer a Facebook, además de las económicas, son poder contar con más recursos tecnológicos y humanos para moderar el contenido y otros aspectos funcionales.

Facebook no quiso dar muchos datos sobre el trato, pero la empresa está claramente dispuesta a plantarle cara a su principal rival entre el público joven, Snapchat.

A pesar de encontrarse en decadencia, una encuesta reciente elaborada por un banco de inversión reveló que más de 6000 adolescentes en EE.UU. prefieren Snapchat. Su edad promedio era de 16 años.

Facebook trató de comprar Snapchat en 2013 por US$3.000 millones. Hoy Snap, la compañía paraguas de Snapchat, está valorada en unos US$19.000 millones.