Es furor en las escuelas. Pero uno de sus ingredientes, el borato de sodio, puede generar irritación y quemaduras en dosis concentradas.

El furor por los slimes caseros tienen una contraparte no tan divertida: en diferentes países se acumulan las denuncias de padres por el efecto corrosivo y las quemaduras que puede generar el borato de sodio -uno de los ingredientes con los que se arma esta masa elástica- en la piel. Los slimes están de moda entre los chicos, que los arman en la escuela, en su casa y en cumpleaños.

“El borato de sodio cuando se usa concentrado es irritante. No solo para la piel si no para los ojos, la boca. También puede dar nauseas porque irrita la mucosa digestiva”, dijo a TN.com.ar Adriana Raimondi, médica dermatóloga.
Si se siguen los pasos de las recetas que circulan por Internet el borato de sodio (o bórax) no genera inconvenientes. El problema es cuando los chicos, sin supervisión, se exceden en el uso.
Fue el caso de Kahtleen Quinn, de Massachuchets, Estados Unidos, que se está recuperando de quemaduras de segundo y tercer grado en sus manos, pro la exposición prolongada a altas cantidades de bórax. “Lloraba con dolar y decía ´mis manos duelen, mis manos duelen´. Estaban cubiertas de ampollas”, contó su madre.

5912396de9e86quemaduras_slime_2
El borato de sodio se usa habitualmente en detergentes, suavizantes, jabones, desinfectantes e instecticidas. También en la fabricación de vidrio y cerámica, además de otros usos ilegales, como en la adulteración de heroína. A través de un procedimiento sencillo puede transformarse en ácido bórico.

En la Argentina no hay casos registrados de quemaduras o pieles irritadas por el mal uso del borato de sodio. Pero de todas maneras los médicos no recomiendan su uso por parte de los chicos. “Un producto químico no debería ser usado como juguete”, aseguran.