Empleados de la empresa Fernet Branca trabajan al 50 por ciento de la capacidad en reclamo de un ajuste salarial por la inflación y distintos derechos laborales.

Los trabajadores de la fábrica de Fernet Branca iniciaron este lunes un “quite colaboración” como medida de fuerza por reclamos salariales que “compensen lo perdido por la inflación y el tarifazo”.

La planta del famoso aperitivo se encuentra ubicado en el parque industrial del partido de Malvinas Argentinas, en la localidad de Tortuguitas, y cuenta con 78 trabajadores.

“La intransigencia de parte de esta empresa, cuyas ventas crecieron el año pasado a pesar de la crisis económica, ha provocado que los trabajadores inicien hoy un quite de colaboración, lo que afecta sustancialmente la producción y pone en riesgo el normal abastecimiento de nuestros clientes”, señaló la comisión interna en un comunicado publicado en Facebook.

José Vera, delegado en Fernet Branca, explicó que el reclamo es por “una recomposición del salario en un 40%; mejorar la antigüedad en 1,5% de 0 a 5 años (que hoy es del 1% hasta jubilarse), el 2% de 5 a 10 años, 2,5% de 10 a 20 años y el 3% de 20 años en adelante; además de la licencia por paternidad”.

Vera comentó al Diario de Malvinas que la última oferta de la empresa fue de “$2 mil no remunerativo hasta julio y en ese mes pasan a ser remunerativo”. “La oferta fue rotundamente rechazada por los compañeros”, afirmó.

El delegado dijo que el ministerio de Trabajo no intervino en el conflicto. Y consideró que los empresarios “no quieren solucionar el conflicto porque quiere quebrar la organización, aprovechando la situación política caótica que vive el país”.

“La producción de Branca va en crecida desde hace años pero los trabajadores somos conscientes tanto de la situación del país como de la empresa”, agregó.

El gremio dice en su sitio de Facebook:

Por reclamos salariales

UNA VEZ MAS, PELIGRA EL ABASTECIMIENTO DEL FERNET

Los trabajadores de la empresa Fernet Branca, ubicada en el Parque Industrial de Malvinas Argentinas, iniciamos esta mañana una medida de fuerza por reclamos salariales que compensen lo perdido por la inflación y el tarifazo.

La intransigencia de parte de esta empresa, cuyas ventas crecieron el año pasado a pesar de la crisis económica, ha provocado que los trabajadores inicien hoy un quite de colaboración, lo que afecta sustancialmente la producción y pone en riesgo el normal abastecimiento de nuestros clientes.

Pedimos disculpas a nuestros consumidores, pero el costoso precio que son obligados a pagar no tiene nada que ver con el salario que nos quieren pagar para que nosotros vivamos junto a nuestras familias.

Fuente: El Tribuno