Los festejos comunitarios en honor al santo de los cambá, San Baltasar, se vivirán a pleno el 5 y 6 de enero en el corazón del barrio Cambá Cuá. Con entrada libre y gratuita, en el parque homónimo, tanto vecinos como turistas podrán disfrutar de una serie espectáculos musicales y de danza para compartir en familia y amigos.

Apenas culminados los festejos de fin de año, la Ciudad de Corrientes ya se prepara para vivir uno de los festejos populares más convocantes: la celebración en honor a San Baltasar. Para ello, la Municipalidad organiza una serie de espectáculos gratuitos para el disfrute de familias correntinas y turistas. Esta es una de las fiestas más tradicionales de la Capital y que, incluso, en ediciones pasadas participaron programas televisivos nacionales e internacionales para registrar cómo los correntinos viven esta jornada en honor al santo de los Cambá.

cronograma-san-baltasar

Durante dos días, el 5 y 6 de enero, en el parque Cambá Cuá habrá numerosos espectáculos musicales y de danza que arrancarán desde las 18 horas hasta medianoche. La entrada es libre y gratuita.

De acuerdo al cronograma previsto, para el 5 de enero se esperan las actuaciones de la orquesta y ballet municipal, además de grupos folklóricos y de candombe invitados.

También está previsto una retreta a San Baltasar, con el acompañamiento de la Banda de Música de la Policía de Corrientes.

En tanto que el viernes 6 de enero se realizará la proyección del documental “El Santo de los Cambá”. Además de una misa en honor al santo en la iglesia La Merced.

Al igual que el día anterior, están previstos show musicales en el escenario montado para la ocasión, como así también la tradicional procesión con las imágenes acompañadas de la comparsa Osiris y la Marcha de Tambores de San Baltasar.

La historia del Santo Cambá

San Baltasar, Santo Rey Baltasar o Santo Cambá (siendo kambá: ‘negro, morocho’, en idioma guaraní) es un santo venerado en Argentina, basado en el rey mago Baltasar, perteneciente a la creencia popular.

Su culto se practica en la zona del Litoral: Corrientes, Entre Ríos, este del Chaco y Formosa.

Se mantienen prácticas musicales y religiosas de raigambre afromestiza, algunas de las cuales tienen antecedentes en la antigua Cofradía. Este culto se practica de manera paralitúrgica, pues para la Iglesia católica san Baltasar no está canonizado.

A este santo están dedicados los chamamés candombes Cambá cuá (agujero o cueva de negros, en idioma guaraní) y Cambá jeroký (baile de morenos o negros), compuestos por Osvaldo Sosa Cordero, conocedor de la festividad y de la música desarrollada en este evento por haber nacido en Concepción Yaguareté-Corá, y por haber sido asiduo asistidor a bailes afroporteños mientras vivía en Buenos Aires. También destacan las charandas (género musical también conocido como zemba, el nombre antiguo de este género), Charanda negra y “Charanda de la libertad” de Zitto Segovia.

La fiesta en el Camba Cua

Al son de los tambores, el rey San Baltasar recibe los honores que marcan la tradición. Una tradición que en esa zona, junto al río, remonta a la década del ‘50, a la familia Abad como anfitriona y nos sitúa en el patio de la casa por calle Yrigoyen y Chaco. Don Germán, recibía a las visitas en la sala principal, donde armaba el altar con la imagen del santo. Era el encargado de su custodia y celebraba con grandes agasajos, comida, bebida y música.

“Hace 23 años, con el señor Fortunato Roffé retomamos la celebración, esta fiesta tomó una dimensión muy importante, debemos cuidar su permanencia”, dice Gabriela Caballero, un puntal fundamental en el reconocimiento a San Baltasar. Mi papá (Osvaldo), nació y se crió en el barrio, iba con mi abuela a lo de Abad, tiene recuerdos muy fuertes de esas visitas. Decidimos formar la Cofradía para dar continuidad a ese bagaje cultural que se reconoce internacionalmente”.

Gabriela tiene 37 años, es profesora de artes en teatro y licenciada en folklore, título que obtuvo en el Iuna (Instituto Universitario Nacional del Arte). Es bailarina, pinta murales y este sábado va a cantar los versos de Osvaldo Sosa Cordero y su “Cambá Cuá”.

“Era muy jovencita cuando acompañaba a papá en los festejos por el barrio. Fortunato quería recuperar el candombe y era número puesto para la fecha del 6 de enero, un personaje como Tururú (Antonio Cáceres), ataviado con su capa roja emulando al Rey Mago. Estaba Chin Chin (Roberto Fausto Caballero), entraban en competencia de terreno los dos. El espacio era pequeño para disputarse el reinado”, sonríe al recordar.

“Ahora que Chin Chin está enfermo, la herencia de trono quedó para Abel Rodríguez. Los niños son los más entusiasmados cuando lo ven llegar por el parque Cambá Cuá, son ellos los que nos prestan su inocencia, esa frescura tan natural para ver la realidad de lo que imaginamos desde pequeños”.

En casa de los Caballero (Bolívar 139) hay cinco imágenes de San Baltasar. “Una fue realizada por la señora Dieringer (Fundación Ñande Po), otra por el artesano Gregorio Cabrera, una que Mauro Santamaría dejó para la capilla y dos que mandó a hacer mi padre”, comenta Gabriela.

La imagen que está en la ermita ubicada en el parque, es réplica de la talla original en madera, proveniente de Brasil, que pertenecía a la familia de Jorge Alegre. La ermita está bien custodiada por el respeto de la gente. Al principio la pintaron con graffittis, pero después entendieron que forma parte de nuestra tradición histórica”, agrega.

Gabriela aporta datos importantes y pintorescos de cómo se festeja en el interior de la provincia, el día de San Baltasar, 6 de enero en el almanaque. Junto con Melchor y Gaspar fue el tercer Rey Mago en ofrendar los dones de incienso, oro y mirra al Niño Jesús, hijo de José y María, nacido en Belén el 25 de diciembre.

“En Concepción de Yaguareté Corá, hay dos capillas (norte y sur) y gran celebración.

En Bella Vista, los promeseros se cubren el rostro con máscaras y falsean la voz para que no se los reconozca. Se hacen llamar cambá a rangá (negro sufrido).

En Goya, la familia Piris organiza procesión, misa y chamamé.

En Empedrado, la familia Pérez baila charanda o zemba al santo. “Mostramos que somos un pueblo alegre a través de nuestras tradiciones”, dice Gabriela.

Con información de El Litoral