Que sea rápido y 100% online son lo dos dos principales requisitos, según un informe que reveló Afluenta. Por qué las entidades bancarias pierden terreno en los préstamos personales

Largas esperas, trámites interminables, incertidumbres, horarios de atención acotados y muchas veces, falta de claridad en los requisitos. Estas son algunas de las situaciones más habituales que atraviesas las personas que acuden a los bancos para solicitar un crédito.

Según una encuesta realizada por Afluenta, la primera red de finanzas colaborativas de Latinoamérica, durante el mes de enero de 2017 a más de 7.000 solicitantes de créditos bancarizados, el 72% de los tomadores de crédito prioriza la comodidad a la hora de solicitar un préstamo online rápido, antes que el monto total a devolver.

Según destaca el informe, eso no significa que a los clientes no les importa el costo de los créditos sino todo lo contrario. Consideran el tiempo invertido en solicitarlo y la velocidad de entrega de los fondos como factores fundamentales a la hora de comprometerse en un crédito a mediano plazo.

El viejo adagio “el tiempo es dinero” está muy presente en los solicitantes de crédito argentinos.
A fin de cuentas, los usuarios saben que dispondrán de la decisión final de aceptarlo o no y que si el precio no se adecúa a sus posibilidades finalmente desecharán esta alternativa y buscarán otra, pero el tiempo invertido ya no se podrá recuperar. Esa es la razón fundamental por la cual conveniencia y velocidad son las bases de la ecuación de valor por el tiempo invertido.
Datos que arrojó el relevamiento que realizó Afluenta
En ese sentido, la llegada de los teléfonos inteligentes aceleró esta tendencia ya que a los valores de comodidad y velocidad se sumó ahora la ubicuidad. Este valor, define la importancia de poder operar desde el lugar en que se encuentre el cliente. Estas variables cambian el paradigma de la sucursal bancaria y la hacen perder relevancia. Hoy el cliente puede solicitar un crédito desde cualquier lugar y en cualquier horario los 7 días de la semana.

Para los argentinos, tomar un crédito en un banco es tan estresante como afrontar una separación, atravesar un proceso de mudanza o cambiar de trabajo.
Si bien los bancos intentaron adaptarse a la nueva era digital con las operaciones a través de internet y las transacciones online, operaciones financieras significativas, como una solicitud de crédito requiere aún presencia física y la firma de los clientes en repetidas ocasiones. En cambio con la nueva generación de empresas de tecnología financiera (conocidas como FinTech) solicitar un préstamo online puede llevar sólo algunos minutos y recibir el dinero acreditado en cuenta en aproximadamente 48 horas.

La tecnología de los dispositivos celulares conectados a internet permite que quien necesite un crédito lo solicite en el horario que desea y no en el que el banco lo permita. El crédito bancario pierde terreno por las altas barreras burocráticas, frente a un usuario hiperconectado que tiene el poder de decisión de cambiar de proveedor de crédito tan rápido como abrir o cerrar el navegador de su celular.

En Afluenta, “el 70% de las solicitudes de crédito en la plataforma se inician fuera del horario bancario y el 60% de las solicitudes llegan a través de celulares con acceso a internet”, cuenta Alejandro Cosentino, CEO de Afluenta. Hoy en día no es necesario contar con una sucursal bancaria cerca, porque la solución está en la computadora o en celular del cliente.
Que sea rápido, online y sin burocracias bancarias. Esas son la prioridades de los argentinos
De esta forma, según destaca, se puede solicitar un préstamo personal online en hasta 48 cuotas fijas de hasta $250.000 evitando la “burocracia” de los bancos.

Para ello Afluenta ha creado una plataforma en internet que conecta a quienes necesitan un crédito con quienes tienen la capacidad de financiarlo a cambio de un retorno conveniente, sin intermediación bancaria, de manera simple y 100% online.

Así, quien solicita un crédito no depende de un banco sino de una comunidad de más de 5.000 inversores para financiar su proyecto.
“Eso significa todo un nuevo mundo de posibilidades para quien busca un crédito. Los créditos son financiados por cientos de personas en tiempos que antes eran impensados para las personas. En Afluenta el 70% de los préstamos se financian en menos de un día”, agrega Cosentino.

El otorgamiento de créditos siempre ha sido uno de los puntos débiles de la banca argentina, a punto tal que presenta uno de los menores indicadores de la región con menos del 15% sobre el PBI. Los bancos siempre han preferido emitir tarjetas de crédito por ser un producto financiero más rentable para ellos pero, para los clientes siempre ha sido un proceso más costoso y adictivo de donde cuesta mucho salir.

Las nuevas compañías “FinTech” concentran el total de sus operaciones en plataformas online, desde la solicitud hasta el pago de las cuotas se realizan desde cualquier dispositivo conectado a internet. Una de las ventajas del sistema, a diferencia de los bancos, es la respuesta inmediata, sólo con completar pocos datos.

Afluenta tiene más de 5.000 inversores y lleva financiados más de 7.700 préstamos por más de $240.000.000 desde su lanzamiento en 2012.
La tecnología no sólo transformó procesos en el interior de las empresas y servicios, sino que también cambió la demanda de los clientes. El nuevo paradigma es la inmediatez y la ubicuidad. Trámites rápidos y horarios más accesibles son ahora los requisitos indispensables para las personas a la hora de operar con entidades financieras.

 

Infobae