Tras sufrir un robo en su casa, un habitante de Santa Rosa (La Pampa) se lamentó a través de Facebook por la pérdida de una reliquia familiar. Tras viralizarse, el post llegó a los medios y al ladrón, que devolvió el objeto con una nota de arrepentimiento.

La víctima de un robo, a pesar de la furia por el hecho, escribió un mensaje en las redes sociales diciendo que una sola cosa le importaba: un cuchillo Arbolito que le dio su padre (ya fallecido) y que era un legado que llegaba a su bisabuelo.

Esa noticia salió en los medios. El ladrón, un día y medio después, devolvió esa entrañable pieza. Lo dejó envuelto en una servilleta azul, junto con una carta manuscrita en la que pidió disculpas y explicó por qué cometió el robo.

La víctima del robo fue el periodista Walter Goñi (director de El Diario de La Pampa). El domingo a la noche regresó a su casa (ya en la madrugada del lunes) ubicada en el barrio Las Camelias, a un costado de la laguna Don Tomas, en Santa Rosa, La Pampa y se encontró con que lo habían robado.

Aunque le robaron objetos de valor (electrónicos y de entretenimiento), apuntó al robo del cuchillo que heredó de su padre, Leandro. Un cuchillo elegante, de plata con unas pinceladas de baño de oro y con una hoja Arbolito.

Walter Goñi puso en su Facebook: “Se ve que el que ingresó anoche a casa quería hacernos un daño más sentimental que económico: atesorados en mi mente y mi corazón quedará aquel cuchillo Arbolito de mi querido viejo que una vez ganó por montar un potro cuanto tenía apenas 14 años, por el que se le caían las babas a mis hermanos más grandes, pero que me lo regaló -casi como una despedida- cuando su salud no daba para más. Imposible de olvidar: él parado en la puerta de la pieza y yo con el bolso en la mano por venirme a Santa Rosa”.

Y agregó: “Lo mismo con las fotos del nacimiento de Gero, sus primeros años, y los demás recuerdos familiares retratados en la G-12. El resto, lo poco que se llevaron, lo material, ya se sabe…va y viene. Pero la inseguridad (que no es una sensación) cansaba antes, cansa actualmente y seguirá cansando. Se ve que por poco no nos cruzamos. Esta vez, Dios estuvo de tu lado, amigo…”.

Y horas después de esta publicación, la sorpresa: en medio del patio, en horas de la tarde, apareció una bolsa descartable. Tenía una leyenda: “Feria de Ciencias – San Luis 2016”. Adentro, envuelto cuidadosamente –en un gesto de respeto– con un paño azul, estaba el cuchillo.

Además, adentro había una carta, a modo de disculpa. Allí el ladrón escribió: “le juro que me puse en su lugar”.

La carta decía textualmente:

Señor Walter le quiero pedir disculpa por el momento que le hice pasar. Vi su nota en el diario y le juro que me puse en su lugar y me di cuenta del gran valor sentimental que ese cuchillo tiene para usted y el gran error que cometí.

Estoy sin trabajo y soy de familia numerosa y eso me llevó a hacer lo que hice. Yo perdí a mi padre y por un momento estuve de su lado. No se justifica con nada lo que hice.

Me hubiera gustado entregárselo en persona pero también se el momento de enojo y angustia que usted está pasando y quiero que sepa que de este lado de la vía las autoridades se han olvidado quiero que tenga en cuenta que solo fue por necesidad. Le pido mil disculpas por el horrible momento que tubo (sic) que pasar.

Cuando leí la carta me acordé de mi viejo, dijo Walter Goñi, al contar su primera reacción. “Y lo perdono, por supuesto”, agregó, conmovido por la historia que le tocó vivir.

Fuente: Clarin