Ambas comunas se vieron perjudicadas por las lluvias intensas que afectó la región.
El intendente de Santa Ana, Augusto Navarrete comentó FM Capital que llovió 240 milímetros. Tres bombas desagotan en tres lagunas. Alrededor de 13 familias debieron dejar sus viviendas.

Ayer por la tarde, personal municipal y de Defensa Civil de la Provincia instalaron un nuevo sistema de bombeo móvil, que permite desagotar hasta 4 millones de litros por hora.

Algunas familias, 10 en total, desde hace más de un año que viven en el predio de la iglesia, porque al instalarse al borde de la laguna en el barrio Las flores, a siete cuadras del municipio, creció el nivel del agua y sus viviendas se vieron perjudicadas.

El municipio no cuenta con terrenos para re ubicarlos, deberá comprar lotes para poder trasladarlos y ayudarlos a edificar sus viviendas.
En tanto en San Cosme, su intendente, Verónica Morales se registraron más de 320 milímetros, si bien no hay evacuados, porque la gente no quiere dejar sus viviendas, las calles están anegadas.

“Es desesperante y triste la situación. No estamos preparados para tanta agua en tan poco tiempo”.

El municipio está trabajando en la situación, habilitando desagües. La comuna declaró la emergencia hídrica. El gobierno de la provincia colabora con dos máquinas excavadoras. “Necesitamos sacar el agua, que deje de llover. Acelerar obras de desagües porque el pronóstico para los próximos meses no es nada alentador”, dijo Morales.