Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El hombre se enfureció al saber el costo de una luneta que había solicitado. Destrozó el lugar. Dos mujeres y un muchacho terminaron en el hospital con heridas graves.

Ayer en el lo­cal “Pa­ra­bri­sas Lí­der”, ubi­ca­do por ave­ni­da In­de­pen­den­cia al 3.300 de es­ta ciu­dad, los ven­de­do­res vi­vie­ron un mo­men­to ines­pe­ra­do. Un clien­te se en­fu­re­ció por­que no le agra­dó sa­ber cuál era el cos­to que te­nía que pa­gar por el re­pues­to de una lu­ne­ta.

“El hom­bre lle­gó eu­fó­ri­co dí­as atrás y pi­dió que de ma­ne­ra ur­gen­te se le ha­ga un pre­su­pues­to pa­ra co­lo­car una lu­ne­ta a un au­to­mó­vil Mer­ce­des Benz. Le ex­pli­ca­mos que de­bí­a­mos so­li­ci­tar a la em­pre­sa co­rres­pon­dien­te y que el cos­to se­ría en dó­la­res. Ayer (por el mar­tes) lle­gó nue­va­men­te y pi­dió que se le co­lo­que el vi­drio por­que de­bía via­jar. En­ton­ces se le mos­tró el cos­to que tie­ne y se en­fu­re­ció”, di­jo Fer­nan­do a épo­ca.

El clien­te iden­ti­fi­ca­do co­mo Os­car Eduar­do P. co­men­zó a des­tro­zar los cris­ta­les que es­ta­ban en vi­drie­ra y al­gu­nos pró­xi­mos a co­lo­car.

No con­for­me con su ira de rom­per los cris­ta­les, agre­dió fí­si­ca­men­te con gol­pes de pu­ño al ven­de­dor Ro­lan­do que es­ta­ba en el lu­gar y a dos mu­je­res más.

“A mi her­ma­no (Ro­lan­do) le rom­pió la ca­ra, no pu­do de­te­ner­lo, le gol­pe­a­ba y le de­cía que ese no era el pre­cio que se le pa­só. Él in­ten­ta­ba de­cir­le que pri­me­ro se le dio un pre­su­pues­to es­ti­ma­ti­vo pe­ro que el cos­to re­al lo ma­ne­ja­ba la em­pre­sa que en­vía el re­pues­to, pe­ro fue en va­no”, re­la­tó Fer­nan­do.

A las mu­je­res, fa­mi­lia­res de am­bos, tam­bién las gol­peó y lue­go hu­yó a al­ta ve­lo­ci­dad en una Fio­ri­no, co­lor blan­ca (cha­pa pa­ten­te GNW 8-—­).
Tras la gol­pi­za y des­tro­zo que hi­zo el hom­bre, se in­for­mó del he­cho a la po­li­cí­a.

Lle­gó un mó­vil de la sec­cio­nal 19 y to­mó da­tos del agre­sor, “le di­mos (a los efec­ti­vos) nú­me­ro de te­lé­fo­no del hom­bre, dón­de vi­ve en es­ta ciu­dad y la cha­pa pa­ten­te del ve­hí­cu­lo en el que se mo­vi­li­za­ba jun­to a otra per­so­na”, con­tó Fer­nan­do.

Los po­li­cí­as tras­la­da­ron a los agre­di­dos al hos­pi­tal Car­men Mo­li­na de Lla­no pa­ra su re­vi­sión mé­di­ca.

En el cen­tro de sa­lud le die­ron el al­ta a las dos mu­je­res, quie­nes re­ci­bie­ron ras­gu­ños y su­frie­ron he­ri­das cor­tan­tes.

En tan­to Ro­lan­do tu­vo con­tu­sio­nes gra­ves en la zo­na de la ca­ra y la ca­be­za, por lo cual que­dó hos­pi­ta­li­za­do.

La de­nun­cia fue ra­di­ca­da, pe­ro los ven­de­do­res del lu­gar te­men que el agre­sor re­gre­se y con­ti­núe con su eu­fo­ria.

Pi­die­ron ade­más que la fuer­za del or­den pue­da lo­ca­li­zar­lo.

Fuente: época