Los delincuentes eran al menos 50 y su objetivo era la bóveda de la empresa Prosegur, que tiene su sede en Ciudad del Este. Con granadas, fusiles y explosiones con dinamita para cubrir su huída lograron escapar con 40 millones de dólares. “Esto fue una guerra que duró más de tres horas”, describió Mariana Ladaga, periodista de ABC Paraguay.

El violento asalto empezó apenas pasada la medianoche y el grupo comando tenía todo tipo de armas, incluso fusiles antiaéreos, para conseguir el millonario botín. “Fue un ataque de película”, sostuvo la periodista y señaló que dinamitaron la bóveda y prendieron fuego 14 autos en las principales calles de la ciudad para “desviar la atención de la policía”.

En el enfrentamiento mataron a un policía y hubo otras cinco personas, en su mayoría civiles, que resultaron heridas. Ladaga afirmó que fue “una guerra entre los delincuentes y la policía” que se extendió durante más de tres horas y sembró el terror entre los vecinos de la zona. “Se escondían cuerpo a tierra para esquivar las balas”, dijo.

 

El jefe de homicidios de Alto Paraná, Richard Vera,dijo que unas 50 personas integraban la banda. “Lo primero que hicieron fue asesinar al policía de custodia y después volaron el edificio. Voló a pedazos”, contó.

Vera detalló que los delincuentes dispusieron 30 autos para el mega golpe. Dos autos prendidos fuego en la puerta de la jefatura de policía, 14 autos incendiados que cerraron las bocacalles para que la Policía no los pudiera perseguir y también abandonaron vehículos blindados activados con bombas. “Estuvimos desactivando las bombas. Ellos tienen fusiles aéreos”.

 

Todo Noticias