El joven hizo los trámites para obtener el beneficio, pero hasta el momento no lo consiguió porque desde la ANSES se lo negaron.

Mauricio Ossola, un abogado salteño que en febrero de 2015, a los 23 años, generó una fuerte controversia al casarse con su tía abuela, Yolanda Torres, de 91 años. Ella murió en abril de 2016, el joven quedó viudo y ahora reclama la pensión. “Yo amaba a Yolanda del modo más puro en que se puede amar a alguien”, afirma.

Ossola vive con su familia, entre ellos su abuela, que era hermana de Yolanda. La mujer murió más de un año después de casarse, por una sepsis. Poco después, el joven empezó a gestionar la pensión ante la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), que le negó el beneficio.

El joven abogado está dispuesto a llegar a la Corte Suprema en caso de que no le otorguen la prestación ya que no hay impedimentos legales que prohíban el beneficio.

Ossola aseguró que desde los 18 años fue sostén de la familia y dijo que “Ula”, como llamaba a su tía abuela, sufrió “un sinfín de padecimientos y enfermedades que la postraban”. El joven dijo que en el 2009 se separaron sus padres, que estaba dispuesto a dejar los estudios y que este escenario fue la antesala a su propuesta de casamiento.

“Yolanda insistía en que tenía que recibirme. Me decía: ‘Yo te voy a ayudar, porque vos siempre te preocupás por mí, me acompañás a los médicos y estás todo el día encima de mis problemas’. Pasado un tiempo, le pregunté qué le parecería a ella si le propusiera que nos casemos”, afirmó.

“Yo amaba a Yolanda del modo más puro en que se puede amar a alguien. Ese sentimiento, como también el dolor que me dejó su pérdida, me acompañará hasta el último de mis días”, aseguró, en una entrevista a El Tribuno de Salta.

Cuando le preguntaron sobre la decisión de casarse, que generó gran controversia, calificó al matrimonio como “noble y legítimo”.”Ella fue un sostén importante en mi vida y esa fue su última voluntad. Antes de casarnos me hizo prometerle que jamás dejaría que mis hermanos queden desamparados”, indicó.

Ossola dijo que hubo “preocupación” en su familia y que aclaró que nada impide este tipo de matrimonios. “En la ANSES nos ratificaron que no existía impedimento legal para casarnos”, afirmó.

El joven explicó que aunque no fue notificado de la negativa del organismo pero que llegará hasta la Corte Suprema para que le otorguen la pensión. “El rechazo a mi petición es infundado y no traicionaré la última voluntad de Yolanda ni el juramento que le hice”, indicó.