En países de habla hispana, si alguien se escapa de casa sin que su cónyuge se entere se dice que fue a “comprar tabaco y no volvió”, pero un mexicano se ha convertido en el vivo ejemplo de esa frase.

Arturo García, amante del fútbol y deseoso de seguir a la selección de México en la Copa Confederaciones 2017, viajó desde Monterrey hasta Rusia para asistir a los partidos de sus compatriotas sin avisar a su esposa, publicó el sitio Tabasco Hoy.

“Le dije a mi mujer, voy por unos cigarros al Oxxo, pero no le dije a cuál”, comentó.

En un principio, García declaró que le había comentado a su mujer que iba “por unos cigarros”, pero cuando su historia se popularizó admitió que “sí me dejó venir”.

Este aficionado al balompié hizo escala en Alemania, donde tiene familia, y sufrió un accidente en el que se rompió el tendón de Aquiles. Sin embargo, ni siquiera ese contratiempo le impidió llegar hasta Rusia.

fuente:RT