Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hace pocos meses, investigadores del CECOAL describieron en una publicación al Capuchino Iberá, un pájaro semillero que habita en Corrientes. Por las estimaciones poblacionales y las amenazas para el habitat, esta semana fue incluida en la lista roja de la UICN y Birdlife International.

Una nueva especie de ave que fue recientemente descubierta por investigadores del CONICET en Corrientes fue declarada en peligro de extinción a nivel internacional. Se trata de un pequeño pájaro semillero que habita en pastizales húmedos, como los de los Esteros del Iberá, donde se encuentra la única población reproductiva conocida hasta el momento.

El Capuchino Iberá fue descrito en una publicación realizada en mayo por Adrián Di Giacomo y Cecilia Kopuchian, ambos investigadores del CONICET en el Laboratorio de Biología de la Conservación del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (CECOAL, CONICET – UNNE). Mientras los científicos trabajan en estudios más detallados acerca de la genética y de la ecología de la nueva especie, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y Birdlife International la incluyeron esta semana en la Lista Roja que publican cada año y que reúne a las especies que se consideran más amenazadas en todo el mundo.

Hasta hace algunos años, esta especie de pájaro -que tiene apenas 8 gramos de peso y que habita el Nordeste de Argentina y otros territorios de Paraguay, Brasil y Bolivia-; había sido poco estudiada por los científicos. En exploraciones que se realizaron en el norte de los Esteros del Iberá, los investigadores identificaron que las características del plumaje y el comportamiento son distintos a los de otros ejemplares del grupo conocido como capuchinos o corbatitas, por lo que luego de realizar estudios y experimentos de campo la designaron con otro nombre.

“Al nombrar ibaeraensis a esta especie, deseamos dirigir la atención para garantizar la conservación de los Esteros del Iberá como un reservorio único de la riqueza cultural y la diversidad natural de nuestro país”, destacaron los investigadores en la publicación en la que describen por primera vez al Capuchino Iberá.
De acuerdo a la Lista Roja de especies amenazadas que cada año publica la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) bajo el asesoramiento de Birdlife International y que se dio a conocer en las últimas horas, el pequeño pájaro descubierto en Corrientes se encuentra entre los más amenazados a nivel global y podría extinguirse en caso de que no se tomen medidas urgentes para su conservación. En este escenario, los investigadores continúan reuniendo información acerca del tamaño de las poblaciones existentes, su genética y su comportamiento.

“El problema con estas aves es que son migratorias y se alimentan exclusivamente de semillas de las gramíneas nativas de los humedales que es un tipo de ecosistema que está muy amenazado en la región por avance de la agricultura, las forestaciones y la ganadería intensiva. Por eso, es muy importante que se mantengan o se intensifiquen las medidas de conservación de los humedales tanto en el Iberá como en otras regiones para que las aves migratorias puedan cumplir todo su ciclo anual de reproducción y migración. La reciente creación del Parque Nacional Iberá y la Ley de Humedales representan buenas noticias para la conservación de estas especies”, señaló el investigador adjunto del CONICET, Adrián Di Giacomo, quien desde hace tres años se instaló en Corrientes para trabajar en diversos proyectos que hacen al estudio y a la conservación de aves de la región.

Mientras se conoce la declaración del Capuchino Iberá como especie en peligro, los trabajos de los científicos para conocer más sobre esta nueva especie continúan en Corrientes. Actualmente, se está desarrollando un proyecto para conocer la reproducción de estas aves, que está a cargo de los becarios del CONICET en el CECOAL, Constanza Pasian y Melanie Browne, acompañados por la estudiante de doctorado de la Universidad de Colorado, Sheela Turbek. También participa la estudiante de la Universidad Nacional del Nordeste Noelia Got. El relevamiento también incluye a otras especies amenazadas, como el Yetapá de collar y otros capuchinos y tiene el objetivo de determinar los mecanismos que regulan a las poblaciones, tanto en áreas protegidas como en áreas bajo manejo ganadero tradicional.

Cabe señalar que la Lista Roja de Ia UICN detalla cuáles son las especies que están en mayor peligro a nivel mundial y necesitan ser conservadas de manera prioritaria, por lo que es una poderosa herramienta para persuadir a gobiernos acerca de la importancia de adoptar medidas. Este año, se contabilizaron 1460 especies amenazadas, de las cuales 52 corresponden a Argentina. Entre las especies amenazadas también se cuentan el cauquén colorado y el tordo amarillo, que también son objeto de los estudios de los investigadores Di Giacomo y Kopuchian.