Había sido picada unos días antes, pero le restó importancia a la herida, hasta que la lesión fue tan fuerte que se acercó al hospital. Finalmente murió.

 

Una suboficial mayor de la policía de La Rioja falleció este jueves en el hospital Vera Barros, de la capital provincial, luego de sufrir la picadura de una araña en uno de sus senos.

 

Según informó el portal local El Federal Online, la agente, identificada como Sandra Lisette Bajinay, había sido picada unos días antes, pero le restó importancia a la herida, hasta que la lesión fue tan fuerte que se acercó al hospital. No hubo caso: la piel empezó a necrosar y finalmente falleció.

La familia de la uniformada apuntó contra la ministra Salud, Judith Díaz Bazán, a quien culparon por no autorizar el traslado de Bajinay a Córdoba, donde -se supone- habría recibido una mejor atención.

Aunque en un primer momento se creyó que se trató de una viuda negra, en realidad fue una araña del rincón o de los rincones, cuya mordedura provoca reacciones sistémicas severas y, como ocurrió, puede matar. Mide entre 8 y 30 centímetros, es marrón y se parece a un violín, lo que le da su nombre en inglés: “fiddleback spider” (araña de violín).

El año pasado hubo un caso similar en la localidad neuquina de Plottier, donde una mujer falleció tras ser picada en su patio. Hace unos meses, a su vez, falleció un gato en La Plata por una picadura de este tipo de arañas.

Los expertos explicaron que suelen estar en lugares oscuros y húmedos, en general dentro de las casas, por lo que aconsejaron limpiar y desinfectar todos los rincones y las paredes con productos derivados de la piretrina.