En la mayoría de los videos los pequeños terminaban llorando o provocándose lesiones por la impotencia. “Después de reflexionar, nos dimos cuenta de que habíamos cometido errores”

Mike y Heather Martin, de Baltimore (Estados Unidos), perdieron la custodia de sus cinco hijos, de entre 10 y 17 años, por someterlos a constantes “bromas pesadas” que grabaron y publicaron en Youtube.

Los padres colocaron en la platadorma los videos que terminaban en su mayoría con los chicos llorando o provocándose lesiones a sí mismos por la bronca e impotencia durante las “bromas”.
La pareja llegó a incitar a la violencia entre sus hijos. “Pegale, ella no es una mujer, es tu hermana y no cuenta”, dijeron en uno de los videos, que luego fueron borrados cuando estalló el escándalo por maltratos.

 

“Lo que comenzó siendo diversión familiar y entretenimiento adquirió vida propia (…) después de reflexionar, nos dimos cuenta de que habíamos cometido errores que causaron algo de dolor a nuestra familia”, sostuvo el matrimonio en un video publicado en DaddyOFive.
Y agregaron: “Por ello ofrecemos nuestras disculpas más humildes y sinceras a los que se hayan sentido ofendidos. Nuestros hijos están a salvo y fuera de las cámaras, son niños normales y felices”.

Los padres negaron maltrato físico o psicológico hacia los niños y afirmaron que para los chicos Youtube también era una diversión.

Según “The Independent”, la madre biológica de dos de los niños, fruto de una relación anterior de Mike, logró la custodia de emergencia de los menores.