Una joven de Estados Unidos publicó la historia de amor en su cuenta y la convirtió en viral.

Madison O’Neill, una joven de 20 años de Iowa, nunca se hubiese imaginado que un tweet suyo iba a desencadenar en una historia de amor. Al no tener un acompañante para asistir a una boda, decidió recurrir a su cuenta de Twitterpara solucionar su problema y preguntó entre sus seguidores quién quería ir con ella. Fue así como un joven que conocía del colegio, le ofreció su compañía y dos años después le propuso casamiento.

En 2015, O’Neill encontró la solución para uno de los grandes problemas que tienen los solteros al ser invitados a una fiesta: encontrar quien vaya con ellos. En octubre de ese año, la joven estadounidense publicó: “Así que llámame si quieres ser mi acompañante para la boda de mañana”.

Para su sorpresa, Charlie Dohrmann estaba en línea y fue el primero en responderle a través de un mensaje directo. Después de una breve conversación dónde se detalló el horario y lugar, el joven le propuso ir con ella sin dudarlo. Aunque O’Neill no estaba segura de la idea, decidió no darle lugar a sus temores y aceptó la oferta.

Como Dohrmann se había enterado con pocas horas de anticipación, llamó al trabajo y avisó que no iría porque estaba enfermo. “No quería perderme la boda”, aseguró. También admitió que recordaba a la chica del colegio y sabía que “era muy dulce”.

Una semana después de la fiesta, la pareja empezó a salir y a principios de este mes se comprometieron. En una publicación de Instagram, donde una imagen retrata el momento de la propuesta, O’Neill escribió: “Nunca en millones de años me hubiese imaginado enamorarme de mi molesto compañero de la clase de francés. Seis años después y no puedo esperar hasta casarme con él”.